lunes, 10 de enero de 2011

El Rincón del Cinéfago...aprovechando los días de asueto .


Ganar multitud de premios allá donde vas y adornar la punta del pastel con un Oscars aclamado por todo el mundo, supongo, que da a uno patente de corso para hacer lo que realmente le dé la p*** gana. Eso debió pensar Danny Boyle después de su periplo en Bombay dejando millonario al inolvidable hindú del slum, y se empecinó en contarnos una historia ya contada, y de la que ya conocemos el final desde el minuto 0. ¿Arriesgado?, sin duda. ¿Temeridad?, también. Al igual que al director de “Enterrado”, a Boyle se le ocurrió mantener a un único tipo en pantalla más de 90 minutos y para ello, se acordó de la historia de Aaron Rolsten, aquel montañero que en 2003 quedó atrapado en la gruta de un cañón con una roca aprisionando su brazo derecho. Después de 127 horas, Aaron decidió amputarse el brazo con una navaja de hoja roma y salir de allí en busca de ayuda. Ya está contada la historia. Pues esta es la peli más esperada del año, "127 horas".

Empieza muy bien, con una banda sonora cojonuda que acompaña unas imágenes dignas de un video clip popero de la MTV. Continúa mejor, con Rolsten en bicicleta a toda pastilla por el inmenso cañón y su encuentro con dos chicas a las que les sirve de guía. Lo que viene después es la caída en la gruta, la cabrona piedra y las 127 horas atrapado, autofilmado, confuso, aturdido, inventando todo tipo de amarres para liberarse… Lo mejor de la peli es el papelón de James Franco, y muchas de las convulsas imágenes con música a todo trapo que hacen más llevaderas sus horas de zozobra: como la auto-entrevista a Aaron Rolsten en la que se culpa por su excesivo celo de privacidad y libertino estilo de vida.

En manos de otro director algo más llorica, gimotero, y ñanga que Boyle, esta peli sería un truño insufrible, pero el genial director de Trainspotting sabe como conseguir que clavemos los ojos en la pantalla y que nos guste lo que nos horroriza (ese brazo, joder, ese brazo cortado con una navaja de todo a100…).


Mejor rato pasé viendo “El Cisne Negro”. Una peli de y sobre ballet, el sacrificio del ballet, las niñas del ballet y las madres que hicieron ballet. Nina es la bailarina elegida para sustituir a la diva retirada del “Valle de los Cisnes”, pero su auto-exigencia, la de su madre, antigua bailarina, y la competencia que le pisa los talones, la llevan a un estado de trastorno paranoico compulsivo poco recomendable para triunfar. A ratos, la película es de puro terror, con la Natalie Portman (quién dice que no se puede ser un pedazo de jembra y licenciada en psicología por Harvard…) fuera de sí, desconfiando de todo lo que la rodea. Al momento, es pura fragilidad y elegancia, pero siempre alerta. Es difícil llegar a lo más alto sin sacrificar gran parte de la infancia y la juventud, y sin creer que todos te envidian.


Aunque mi favorita en esta semana ha sido “The Fighter”- desconozco si en España, el reciente país sin humo y de anarcohosteleros, se titulará igual, o “El boxeador”, o “Boxea como puedas”, o lo que le salga en ese momento de las bolsas seminales a los señores de doblaje. Cuenta la verdadera historia de las vidas paralelas de los hermanos Ward, ambos boxeadores. Dicky vivió el resto de su vida del supuesto ko que consiguió ante uno de los mejores de la historia, Sugar Ray Leonard (la peli arranca con el documental que la HBO está rodando sobre esa vieja pela y la posterior adicción al crack de Dicky) siendo una joven promesa blanca. Tras la victoria y alguna que otra pelea intrascendente, Dicky comienza a autodestruirse a la vez que entrena a su hermano pequeño, Micky. Con el tiempo, Micky se convierte en un peso Welter notable que ve truncada su carrera después de que unos polis le machaquen la mano derecha en una reyerta callejera en la que intentaba defender a su hermano. El relato en el que se centra la película es el renacer de Mickey con su hermano en la cárcel y su ascensión hasta el campeonato del mundo. Dos actores fenomenales, Mark Wahlberg y el nuevo mejor Batman Christian Bale, que vuelve a perder toda la masa muscular que recuperó para ponerse el traje del superhéroe, para meterse en el pellejo del yonki Dicky Ward. Muy buenas escenas de boxeo, lo que suele ser la piedra en el zapato de otras películas que se acercan a contar historias de este deporte.

R.M.V.









3 comentarios:

Juan G. Marrero dijo...

Buenas películas, pero MUCHO SUFRIMIENTO ...Mira que la gente es masoquista...
Ahora mismo se me apetece más ligerito...

Claudio Ramírez dijo...

Estas peliculas, las has visto en el cine, o en VOS directamente del canal emule?

Raúl M.V. dijo...

Claudio, las tres se estrenan en los cines de España a mitad de febrero...y sí, las he visto en VOS y en muy buena calidad.Son las que más suenan para los Globos de Oro y los Oscars, junto a The King´s Speech; esperándola estoy. ¿Han visto las nominaciones para los Goyas?...creo que los tipos de la Academia sólo ven 6 o 7 pelis y se reparten el pastel. Bueno, a falta de ver Pan Negro, me decanto por "También la lluvia", pero como país de Bienvenido Mr Marshall que seguimos siendo... ganará "Buried" y Ryan Reynolds.