sábado, 17 de diciembre de 2011

La ley de atracción

Había estado leyendo un libro sobre fuerzas positivas y negativas, “La ley de atracción” de Michael Losier. Aunque todo es muy subjetivo y muy complejo a veces la práctica lo explica todo. Tenía varios amigos que lo estaban pasando mal, pero el que se le acercó aquellos días se había separado y para colmo entraba y salía del paro continuamente. Le contaba cabizbajo que la vida le estaba dando la espalda.
.-Hombre todos tenemos malos momentos, son rachas. Pero las cosas cambian
-¿Rachas?... La última cena que realicé con un grupo de compañeros no fue nada divertida para mí. Comida malísima, y luego vez que no tienes tu noche. Bueno, me fui porque no quería molestar a nadie.
.- ¿De qué equipo eres…?
-Para colmo soy del Atlético de Madrid
.-Ya en eso no te puedo ayudar… ¿Y por qué piensas que todo te sale mal últimamente?
- Separación, paro…
.- ¡Ya, ya,…! Pero por eso pasa mucha gente…
-Tuve otra cena. Tenía otra intuición y no quería ir. Hubo una época en que me negué a ir a ese tipo de eventos. Sentado en una silla durante horas. Prefiero un asadero, una comida en casa de alguien donde uno pueda levantarse y moverse para hablar con todos los comensales.
Pero la separación, la insistencia de algunos amigos…
.-En ese tema pienso como tú… ¿Fuiste?
-Estos días con tanto frío, que incluso tengo el cuerpo un poco delicado tiendo a abrigarme. Quedé con un amigo y mientras lo esperaba en la calle, un pelete que te cagas…No llegaba, lo telefoneo, se había perdido, mientras la nariz congelada, un comienzo de rinitis…Me llegaron los pensamientos negativos, pero la sangre no llegó al río…
.- ¡Chacho, eso pasa todos los días…!
- ¡Ya…! Pero te cuento…
Llegamos a las 21,30 al lugar, un restaurante donde habían colocado una mesa lo largo y ya estaban todas las mujeres sentadas, y al final de la hilera, los hombres…Para allá fuimos. Buena compañía pero toda masculina, menos mal que al final se incorporaron dos féminas que llegaron tarde y una que quiso cambiar la homogeneidad.
De repente comencé a sentir calor…El aire acondicionado estaba para tostarme, porque me había abrigado bien…La charla entretenida, pero a veces parecía que estaba en una isla porque me veía solo y los demás hablando, sin poder intervenir… Después de tres horas sentados (ya me había levantado al baño y a saludar a una mesa donde colocaron a los tres últimos que llegaron) estaba sudando e incómodo por lo que aproveché que una pareja se iba y le dije que me iba con ellos, pero el colega con el que había bajado insistió para que me quedara.
.- ¡Joder…! ¿Te ibas a ir con todas esas mujeres ahí…?
- Al rato salí fuera del bar, me acompañó otro colega. Fuera habían varios fumando. De repente después de varios minutos de charla, todos entraron y me quedé solo en la calle.
¡Me entraron ganas de marcharme…!
.- ¡Jolines…! ¡La noche es larga…Y va y viene….!
-Al rato salieron y se distribuyeron unos para su casa, otros para una discoteca y yo con un grupo que nos fuimos caminando hacia un bar. A mitad de camino, tres compañeras cambiaron de dirección. Ahí también por momentos me sentí solo. Al llegar al bar dije que no entraba en aquel antro. Había mucha gente en la terraza y me quedé fuera. Como me vi solo me fui.
.- ¿Solo? ¿Y los demás…?
-Estaban allí pero…
.-Bueno, a mí también me suele pasar, estar fuera de onda, pero…
-Cuando volvía a coger un taxi me crucé con dos de las compañeras y me llevaron arrastra diciéndome que ellas tampoco entrarían en el bar que se quedarían fuera, para irnos a reunir con los otros.
.- ¡Cambió la suerte…!
-Cuando llegamos se encentraron con unos tíos conocidos y yo a dos velas. Me moví y vi a los compañeros disueltos por el bar con diferentes grupos. Ellas volvieron a mi lado y luego entraron a solicitar una copa.
.- ¿Iban a volver…?
- Si, pero me vi navegando entre desconocido y la sensación que había tenido toda la noche de que no estaba yo para más sorpresas, y me fui a la parada de taxis…
.- ¡Joder tío…! ¡Con dos mujeres y te vas…!
- Te he contado todo paso por paso y querías que siguiera allí para ver como la noche se burlaba de mí…
.- Bueno, la verdad que me suena todo…Estoy leyendo un libro que habla sobre ello. En el caso tuyo, te has arrimado a los pensamientos negativos.
“…Cada momento usted tiene un estado de ánimo o un sentimiento. En este momento, el estado de ánimo o el sentimiento que está experimentando está haciendo que emita o envíe una vibración negativa o positiva.
Aquí es donde la ley de la atracción entra en juego. La ley de la Atracción (energía universal a tu alrededor que obedece a la ciencia de la física) está respondiendo a la vibración que usted está ofreciendo. Correcto ahora, en este mismo momento, esta igualando su vibración para darle más de lo mismo, ya sea positivo o negativo...
…Por ejemplo, cuando una persona se despierta el Lunes por la mañana sintiéndose un poco de mal humor e irritado, está enviando una vibración negativa. Y mientras ellos están enviando esta vibración negativa, la Ley de la Atracción responde, igualando la vibración que están enviando y dando a esta persona más de lo mismo. (La Ley de Atracción siempre coincide con su vibración ya sea positiva o negativa.)…”

-¿Me está diciendo que la culpa de todo la tengo yo…?
.-Yo te digo lo que dice el libro…Pero no es tan simple, a veces yo también tengo mala onda y no puedo superarlo…No creo que pensando positivo lo arregle todo…

Los amigos siguieron hablando sobre el destino y sus recovecos...

12 comentarios:

karnak dijo...

Ley básica del magnetismo: los opuestos se atren. Si muestras negatividad, atraes positividad.;-)
Buena reflexión sobre lo que damos y nos viene de vuelta.

Modesto González dijo...

Al contrario, Claudio. Terminé el libro de Losier, y otros sobre esta ley universal. Si tu frecuencia vibracional es sobre malos pensamientos (negatividad) según tu grado de evolución, y la energía que despidas, transmitirá más negatividad. Eso no es teoría, sino que ya he podido comprobarlo. Si te acercas a un Lama tibetano, y él transmite energía de serenidad, puedo asegurarte que esa transmisión te hará sentirte "de puta madre". Si piensas que vas a tener más abundancia de dinero, lo tendrás. Pero claro, el tema es como se hace. La ley te dará lo que pides, pero debes "sentirlo" y seguir en esa frecuencia. Imaginar que lo consigues, que ya lo tienes, y ese deseo vendrá a tí. Facil? una mierda es fácil, porque tienes que dar, para luego recibir. ¿Quién da hoy en día? ¿Quién es optimista, agradecido con su vida? Muy pocos. Esos pocos son los que sabiendo "el secreto" como dice Ronda Bhyrne, consiguen lo que quieren.
Imagino que llego a un punto donde alguien, no me importa, dice:
¿qué cojones me está diciendo este tío?
Por supuesto, convencer, jamás lo intentaría, pues si alguien no quiere ser ayudado, hay que dejarlo. Yo sólo digo que, por lo menos, una vez, habría que intentarlo, y darte cuenta por tí mismo de que puedes conseguirlo. Pero el hombre es aburrido, pasivo, "pachorrú". Y lo que dice Juan, es cierto, mientras más negativo te pongas, pues seguirás emitiendo esa frecuencia, LA LEY, A QUIÉN NO LE IMPORTA UN COMINO TU VIDA, TE RESPONDERÁ POR DUPLICADO. DA AMOR, FELICIDAD, Y LA LEY TE RESPONDERÁ DE LA MISMA MANERA. ESE ES EL TRUCO Y ESE EL SINO DE LA LEY DE ATRACCIÓN.

Chacho, vaya rollo me he echaooo! eejjeje

Mensy dijo...

No creo que baste con pensar en positivo. Hay que actuar y moverse y tener actitud, sino te llenas de telas de arañas positivas, pero telas de araña………….
Y por otro lado, es cierto que si te pasa los días pensando que todo o malo te viene a ti, sin entender el porqué. Nunca saldrás de esa cadena e incluso si te pasa algo bueno vas a pensar que te va a durar poco…………….

Modesto González dijo...

El tema, Mensy, es que pensamos todo el día en negativo, y así nos va. Tú puedes decir: estoy feliz.
Vale, pero mantén esa felicidad en tu mente, porque las palabras son poderosas pero vacías, si no sigues emitiendo esa felicidad con el tiempo.
Dices: te pasa algo bueno y dura poco. Dura poco? eso es ya un pensamiento negativo, pues la ley te responderá con más negatividad.
Es como Aladino: te concedo tres deseos. El truco tiene tres pasos:
1.pido el deseo.
2.imagino que lo tendré o que ya lo tengo. entonces la ley, aunque aún no poseas lo que has pedido, responde a tu frecuencua y te da más de lo mismo. Como has emitido un deseo, te lo concede, pero dependiendo de cada persona.
3.recíbelo. Debes emitir la frecuencia lo más continuamente que puedas. Si tienes mucha energía, porque te has liberado de mucha mierda, más rápido lo recibes.

Satori dijo...

Para mí la ley de la atracción existe, y a veces puedes sentir la serenidad de las personas, y las malas vibraciones también...
Me gustan mucho los comentarios de tod@s, asi como el artículo de Juan.

Araceli dijo...

Creo que hay algo de verdad en todo ésto. Lo de ser positivo ante situaciones adversas hace que mi estado de ánimo no decaiga. En cuanto a los estados negativos, si caigo en ellos intento no cebarme. Lo de moverse, "tener actitud"como dice Mensy es cierto. Lo de Modesto: Creerse lo que uno piensa...soy feliz,¡¡¡ pues claro que soy feliz!!!.
Pero si hay algo totalmente efectivo es: Huir de personas altamente negativas. Es una huida psicológica por supuesto.El estar contínuamente lamentandose de uno y de sus circunstancias, del mundo, del vecino de arriba etc etc no es la actitud recomendable. Y conseguir que no te impregne alguien así es tarea ardua.

Satori dijo...

Esto de la huída psicológica Araceli, me ha echo reflexionar, ya que yo tiendo a hacerlo físicamente.
Me gusta mucho todo lo que has escrito.

Modesto González dijo...

El tema es que la energía no es ni positiva ni negativa, pues nosotros así lo hemos creado. El libro de el secreto, está hecho para occidentales, porque es un alimento total del ego. Cuando tu frecuencia se eleva, por los buenos pensamientos: alegría, amor... los deseos son concedidos dependiendo del tiempo que les dediques. La más poderosa es la del "amor" que es esa palabra tan maltratada. No es romanticismo ni leches, es otra cosa donde te sientes tan lleno, que ya no necesitas nada más.
Claro, el problema es que, si decaes un momento y te pones de mal humor, todo te vendrá por duplicado, y lo pasas mal, pero se debería tomar como una enseñanza de que debes trabajar tu mente para que no sucedan estas cosas. Los escritores dicen de tener una visión de alegría, para que así cambie de nuevo la frecuencia a un estado de felicidad, y luego ser contagiada por todos los que te rodean.
¿Es cierto todo esto? pues por mi opinión, lo es para todo aquel que lo intenta. El que sigue negándolo, pues continuará en su vida, aún inconsciente y dormido.
¿Cuál es el fondo de esta ley? Simplemente dar positividad al mundo, que tanto la necesita. Si la das, recibes lo que pides, así de claro. A la ley no le importa darte millones de euros, pues es sólo papel, lo importante es dar "buenas vibras" al mundo.

Para todos, decir que es un tema apasionante, que puede dar que hablar durante horas. Si así lo desean, yo estoy disponible.

Araceli dijo...

Sobre el libro " El secreto" pues me lo regalaron y no lo leí, tambien me dieron las pelis.Fue una compañera la que me introdujo en éste tema(deben verme muy mal) pero ni siquiera ví las peliculas....estoy en crisis visual.Todo lo he prestado-dado, ya se sabe con los libros... a veces no vuelven a tu estanteria.

Araceli dijo...

Rafa me ha hecho gracia tu comentario:Lo de echarse a correr cuando encuentras personas negativas. Los niños cierran los ojos pensando que de ésa manera desaparecerá lo malo que tienen enfrente....lo tuyo es igual de ingenuo.Eres un encanto.

Modesto González dijo...

Araceli, ¿de quién huyes cuando ves personas negativas? No creo que de ellas, sino de tí.
Tú eres la única dueña de tu mente, si no quieres que esa energía negativa te paralize el brazo, por ejemplo, no lo hará. Intenta permanecer con tu estado emocional positivo, pues lo que el otro hace es sólo hablar. PArece algo frío, que no nos afecta nada, pero ¿te sirve de algo pensar mal? ¿cambia algo las cosas? Yo creo que no. Puedes escuchar a esa persona, entenderla y darle un abrazo, pues es amor, pero tu estado sólo lo cambias tú.

Araceli dijo...

Cuando estoy con alguien así me evado porque no empatizo. Y menos le doy un abrazo,es que le pongo una coraza....Es una huida interior.No necesariamente tengo que pensar mal de ésa persona. Dices que sólo habla, es más que suficiente para hacer daño. De todas formas depende de muchas cosas... porque no es lo mismo un amigo que te cuenta sus cosas, que la vecina del tercero que te suelta las miserias de sus vecinos. Es un tema muy larrrgoooo