viernes, 31 de julio de 2009

Calor, reunión, novela negra...

El viernes 31 de julio...¡Se acaba, se acaba..! Si, si, julio, pero
¿Y la calu
fa…?...Como iba diciendo, me caí de la cama a las 6,00 de la mañana..¡Bueno, una forma de hablar..! El calor me echó y me puse a escuchar Radio 3, El Ambigú, un programa especial dedicado a Miles Davis…
Ayer jueves, coincidimos de casualidad varios hedonista en al bazar. Cuando llegué a las 18,30 (después de superar uno de los días de más calor, y aún así darme una vuelta de media hora con la bicicleta para estirar los años, ¡perdón los músculos…!) estaba Mod
e con Ángel. Enseguida comenzamos una pequeña tertulia. Al rato llegó Claudio. La charla se animaba. El calor había agudizado el ingenio del amigo que acaba de entrar y nos contó un par de historias dramáticas con su sentido de humor peculiar. Asomados a la puerta para refrescarnos vimos llegar a Gloria que se ha enganchado a Ángela Becerra, y después de una visita la librería Doramas apareció con dos libros de esta autora (El penúltimo sueño y Lo que le falta al tiempo), estuvo hablándonos de las novelas y luego se marchó al igual que Claudio…A los 15 minutos aproximadamente apareció Raúl…Y la charla continuó…Entre tanto aparecía y desaparecía Uli, que en su entrar y salir de la tienda de Pepe el árabe, huyendo de calor, se unía de vez en cuando a la tertulia.
Uno d
e los temas que se volvió a tocar fue el intento de comparación de algunos críticos con la novela de Larsson. Nuestro grupo es capaz de degustar muchos tipos de platos, a veces arroz blanco, otro día un buen potaje…al igual con la literatura, nos gusta una AMPLIA gama de escritores…No hacemos de la lectura un campo de batalla..Disfrutamos con lo que nos apetece. Y entro ello, la novela negra.

“…De esto se habló mucho en la última edición de la Semana Negra de Gijón, una de cuyas mesas redondas estuvo dedicada específicamente a las relaciones entre thriller y política. La conclusión fue que la novela negra está abordando con insolente realismo lo que el periodismo oculta o maquilla: la ferocidad de las luchas por el poder, la omnipotencia del dinero, el doble rasero, la manipulación del público...
Constreñida por la obligación de publicar informaciones contrastadas y por lo políticamente correcto, la prensa de calidad no puede contar de la misa la mitad; la sensacionalista, por su parte, sólo se ceba en los débiles y los rojos. Así que, como afirma la escritora escocesa Val McDermid, "hoy no existe mejor manera de arrojar luz sobre una sociedad que recurriendo a la novela negra".

http://www.elpais.com/articulo/opinion/aldea/global/novela/negra/elpepuopi/20090731elpepiopi_11/Tes

3 comentarios:

Karnak dijo...

el calor sigue, y Angela Becerra sigue sin contestar mis cartas de amor...

Mensy dijo...

Si como novela negra cuenta la guerra civil española.............me estoy leyendo una de Juan Eslava Galán,"UNA HISTORIA DE LA GUERRA CIVIL QUE NO VA A GUSTAR A NADIE"..............esta muy bien,el prólogo es de Pérez Reverte y aunque el libro intenta ser imparcial, creo que en algunos aspectos no lo consigue......................de lo leído hasta ahora me quedo con una anécdota entre Unamuno y Millán Astray...después de un cruce de opiniones entre ellos Astray sentenció: abajo la inteligencia ¡viva la muerte!......................sin comentarios.

Mode dijo...

Lo de Ángela Becerra me asombra. Nos hemos contagiado entre todos una enfermedad cuyos síntomas es la buena literatura, las bellas historias y el idealismo mágico de esta gran escritora. Cuando vi a Gloria sacar de la bolsa dos libros recién comprados de Ángela Becerra, supe que nadie es indeferente a las hermosas historias de esta colombiana. Yo, estoy ahora con "Lo que le falta al tiempo". Cuando lo leo, o mejor dicho, cuando lo siento, estoy subido en una nube.