jueves, 9 de julio de 2009

Ella...



Ella sigue impaciente, espera su llamada. Pasan los segundos, minutos, horas... y ella los cuenta casi con enfermiza obsesión; desesperada. No encuentra el sitio ni la postura para la espera, ahora aquí ahora allí ahora así ahora... Pasa el tiempo... y ella lo vigila con la impotencia de ralentizarlo, ¿de retrocederlo?. Una lágrima cae, no vale la pena piensa...se derrumba, llora. Ésta vez parece ser la definitiva, desolada. Suena el móvil y se sobresalta, nerviosa lo mira y observa que no, no es él y suena, suena... Suspira, se queda en blanco sin ver con la mirada fijada en su retrato. Y sigue pasando... y ella ahora inconsciente de su transcurso. Reacciona, aspira fuerte y espira suavemente... no vale la pena piensa.
No encuentra el sitio ni la postura para la espera, ahora aquí ahora allí ahora así ahora... Recuerdos, anhelos, arrepentimientos, suspira... una lágrima cae, llora. Él inexorablemente avanza... y ella sumisa se rinde a su poder. Cansada, abatida se va a la cama... y escribe: "Es más la necesidad que el deseo el tenerte pues sobrevivo sin tí sin poder vivir por tu falta".

5 comentarios:

Juan G. Marrero dijo...

¡Ay...las adicciones...!

Satori dijo...

Bonito relato, compacto, directamente desde donde más duele el amor...

Crossroads dijo...

Juan, no me he equivocado al escribir la frase final y contesto a tu pregunta: Ella piensa que sobreviviría si no lo ha perdido todavía aún sin estar a su lado(va tirando hasta que vuelve a tenerlo o mientras tiene la esperanza de ello), pero no podría vivir si lo pierde definitivamente...

Karnak dijo...

Es un relato de amor o de sumisión? el amor convertido en obsesión enfermiza

Tilde dijo...

Un relato muy real, Todos hemos padecido de desamor y estás así desesperada, los minutos se te hacen hora, no paras de mirar el reloj. Lo bueno de todo es que se da cuenta que en este mundo solo le hace falta ella misma para sobrevivir, no se aunque según entiendo, ahí se contradice un poco.