jueves, 17 de septiembre de 2009

la revelación de Dios.

Ayer por la mañana ví la luz. La Luz Divina, la que te delumbra cuando observas en primera persona las creaciones de Dios. Y eso que llevaba las gafas de sol y se amortiguó gran parte del proceso de iluminación. Fue en la Plaza de la Constitución, justo cuando saludaba a David que volvía de vacaciones, en el momento justo en que él saludaba a su vez a Jose Mari (el de la moción). Distraje mi vista hacia la nada y observé una especie de stand publicitario y dos personas muy bien vestidas que revoloteaban alrededor. No entendí las palabras del cartel anunciador, estaba al revés y tampoco puse mucha atención al principio. Hacía calor y el día estaba completamente despejado, pero se estaba muy bien a la sombra del Ayuntamiento, justo debajo del agujero que dejó el cañonazo de los nacionales hace más de 70 años. Yo no me había percatado aún, pero todo ello formaba parte de la Luz Divina.

Cuando me despedí de David, encarrilé la calle León y Castillo y justo en la esquina del Ayuntamiento observé una mesita de la que colgaba un cartel con letras impresas a ordenador: “COJA EL LIBRO QUE QUIERA”. A mí estos ofrecimientos no hace falta que me los repitan dos veces, así que tiré mano de unos cuantos y los observé con atención. Unos tomos de tapa dura en formato bolsillo y con una impresión un tanto de andar por casa. Pillé tres libros al azar: ¿Es esta vida todo cuanto hay? De tapas verdes, La felicidad: como hallarla de tapas doradas y La biblia: ¿la palabra de dios o palabra del hombres? De tapas naranjas. Mi cerebro actuó con rapidez, la alarma se activó y detecté un testigo de Jehová a mi espalda. Con una hábil maniobra lo esquivé y volví a enfilar la calle mientras ojeaba este último libro, mientas metía los otros dos en la bolsa con la comida del gato.

Conforme iba leyendo el libro comprendí que la Biblia es el libro de la Verdad, que todo lo que tiene escrito es la Verdad Verdadera y que dios nos envió su mensaje a través de los profetas que a su vez lo transcribieron en los diversos libros que contienen la biblia. Y es cierto que los primeros humanos fueron Adan y Eva, y que con una costilla de Adán dios creó a la mujer. Que Matusalén vivió casi mil años y que los israelitas derribaron los muros de Jericó a golpe de trompeta, que la tierra prometida existe y no se llama Marbella, y que los rastros arqueológicos que se han encontrado en la zona de Israel no vienen sino a dar veracidad a lo que la biblia ya nos viene contando desde hace siglos.

Con una felicidad creciente entré en la tienda de Angel, le mostré los libros e intenté que leyera alguno. Pero se mostró reacio a hacerlo, por mucho que insistí continuó empeñado en su ateísmo. Regresé a casa y le mostré los Libros de la Verdad a mi mujer, pero solo conseguí que se riera de mí. Hereje recalcitrante, ¿acaso digo yo algo de sus libros de Osho? Un pagano descreído que predica el amor libre y otras sandeces del estilo. En el fondo me da igual esta atmósfera de ignorancia que me rodea, el Mensaje está ahí, pero sólo accesible a los que quieren entenderlo. Yo lo he hecho, y ahora mismo escribo estas líneas como recordatorio de la Fe, la que todo nos muestra.


ACTUALIZACIÓN 1º. Esta mañana he estado buscando los Libros de la Verdad por toda la casa y no los he encontrado. A mediodía le he preguntado a mi mujer si los ha visto. Me ha dicho que los tiró al contenedor de papeles para reciclar. Me he ofendido y le he recriminado su acción comparándola con la quema de libros por parte del régimen nazi.

ACTUALIZACIÓN 2º. Me he pasado toda la tarde dentro del contenedor de papel. Los viejos y adolescentes que pasaban por el parque han estado toda la tarde riéndose de mí. En el fondo los entiendo, hasta hace dos días yo también era un ignorante como lo son ellos ahora. Despues de tres horas rebuscando no he podido encontrar los Libros de la Verdad. Mañana por la mañana volveré a Arucas a ver si encuentro el Stand Divino y pillo más libros.

ACTUALIZACIÓN 3º. A medianoche, cuando estaba colocando un comic que había terminado de leer en la estantería, encontré tres libros pequeños de tapas duras. Por el título me he dado cuenta enseguida que solo un testículo de Jehová un Muermón o un pringao similar pudo haber editado semejantes libros. No sé como han podido ir a parar a mis estanterías. Después de dudar un rato si tirarlos o no he decidido colocarlos en la estantería de “religiones” y otras comeduras de coco, junto a las biblias, el Corán, el libro de Mormón, varios libros de budismo y uno sobre religiones afroamericanas (candomblé, macumba y santería). He tenido una sensación como de Deja-vú, como si hubiera visto estos libros antes, una especie de desasosiego inexplicable. Lo curioso es que se me pasó todo en cuanto continué leyendo “la fuerza de existir” de Michel Onfray.

6 comentarios:

Mode dijo...

El otro día me comentó Ángel que habían pasado por allí unas chicas predicando e intentando convencerle de La Verdad. Todavía no he visto a ningún ateo intentar convencer a nadie a sus ideas y verdades. Yo prefiero no comentar nada más sobre las religiones porque me pongo irónico. Eso sí, Cada vez que pienso que Dios inventó a los animales, sobre todo a las cucarachas, y mato a una intetando robarme mi comida en la cocina, digo eso de ¡¡ me cago en .....!!!

Mensy dijo...

Cuando estudiaba en la universidad en Tenerife, solía coger el barco de Agaete a Tenerife y viceversa…..era una época en que los mormones estaban de moda pues me los encontraba en cualquier esquina y debido a mi cara angelical, supongo, siempre se paraban a charlar conmigo, mientras todo el mundo intentaba esquivarlos……….lo cierto es que un día en el que me dirigía yo a Tenerife dos mormones que estaban tremendos se pararon a hablar conmigo y claro, no me quedo mas remedio que escucharlos….jajaja…..después de contarles mi trayectoria religiosa y decirles que por consiguiente era Atea, pero viendo dos monumentos como ellos tan altos, tan guapos, con los ojos tan azules y otras cosas que me imaginaba, me iba a replantear lo de atea…………Y que pensaban ellos al respecto……..después de haberme dado la braza durante media horita, se quedaron mudos, mirando el uno para el otro y súper colorados, me regalaron el libro del mormón y me animaron a que buscara la respuesta en el….jajaja. Pues un día paseando por La laguna con unos amigos me encuentro a los dos chicos tan…….y cuando me identificaron, susurraron algo entre ellos mientras se iban poniendo cada vez mas rojos, la verdad es que yo ya me dirigía a saludarlos, pero me esquivaron y se metieron en un comercio….jajajjaj

Por cierto el libro del mormón es como la biblia, pero no hay Dios que la entienda…….se supone que lo encontró, mediante una revelación divina un tal John Smith, que a priori parece el nombre de uno de estos piratas que recorrían los mares buscando tesoros…..En él podemos encontrar tesoros como estos :
Dios se hizo a si mismo con su esfuerzo personal
Hay muchos dioses que organizan cielos y tierra
Los dioses tienen esposas celestiales con las que multiplican sus hijos en el otro mundo.
Para crear al hombre Dios vino a este mundo como Adán, con cuerpo celestial, y se trajo una de sus esposas, Eva
Adán es nuestro Padre y Dios. El único Dios con que tenemos que lidiar
Encima de Adán está Jehová, y encima de Jehová, Elohim; que es el más grande de todos los dioses.
El alma humana existe aún antes de que la persona sea engendrada. (al nacer se correría un velo que nos olvidaría nuestra vida anterior junto a Dios)
Los miembros de la raza negra son descendientes de Caín y llevan sobre sí la maldición. La esclavitud es institución divina.
Tanto el fundador como sus colaboradores enseñaban y practicaban la poligamia..........

Juan G. Marrero dijo...

Yo aqui currando y ustedes riéndose de ...¡¡Ay, ay..estos hedonistas....!!

Mode dijo...

Creo que los mormomierdas tienen su sede en Utah, es decir, una empresa dedicada al business del mas allá y con un marketing celestial que genera unos beneficios extraordinarios. Nada hay más rentable que el miedo a lo desconocido: inversión segura. yo lo llamaría "Seguro de Muerte" porque se supone te aseguran la vida más allá de lo terrenal.

Karnak dijo...

Mesy: te veo muy puesta con la religión mormonista, seguro que la cosa no pasó de caras sonrosadas y miradas vergonzosas?. :-))

Satori dijo...

Que bueno, me he reído con la historia...imaginando las típicas caras que pone Claudio, y como cuenta las cosas...jijijii