lunes, 15 de marzo de 2010

Que tiemble el Rock




 El aburrimiento y la insistencia de algunos hedonistas ha hecho algo que parecía imposible. Me he puesto a aprender a "tocar" la guitarra. La verdad que la cosa tiene su ciencia y cuando uno se pone a ensayar, intentando sacar alguna nota que medio parezca audible, va entrando el gusanillo de intentar mejorar. Al principio tenía el dedo índice (el dedo del Sí), medio anestesiado. Pero poco a poco se han ido haciendo callos y ya puedo tocar durante más tiempo. Las primeras lecciones las hice con una guitarra española, de las de toda la vida, pero no terminaba de convencerme, porque tenía pintas de Estopa y la cosa me echaba para atrás. Pero los amigos Hedonistas insistieron, el Maestro Rafa me dejó un día una de sus guitarras eléctricas y después de tocar un rato me terminó de convencer. Sobre todo porque la eléctrica hace sufrir menos a los dedos. Al final me han conseguido una guitarra (que hay que reparar un poco) para ir practicando hasta que vea si la cosa me gusta y me compro mi propia guitarra, que será como esta:
  
Así que quiero darles las gracias desde aquí a: Rafa, que me enseña a tocar la guitarra con una paciencia digna del Santo Job; me ha prestado una de las suyas (hasta que reparen la otra) y un amplificador. Mis vecinos ya me han preguntado donde vive, supongo que será para felicitarlo.  A Angel porque ha gestionado el préstamo de la otra guitarra y me va a prestar también una pedalera (que no se exactamente para qué sirve). Y también a Manolo (por aquí al lado tienen acceso a su galería de fotos), que ha accedido a prestarme una guitarra que no usaba. Espero que con el tiempo pueda tocar la guitarra con un mínimo de aceptación y pueda dar mi primer concierto en directo. Concierto al que invitaré a todos mis vecinos, que han mostrado un enorme interés por esta afición preguntandome si va a durar mucho y si ese ruido infernal no procede en realidad de un taladro.
  MUCHAS GRACIAS A TODOS.

Esto está chupao...

 
  
   

4 comentarios:

Modesto González dijo...

Pues mucha suerte en tu andadura galvánica. El otro día vi a Manolo con una guitarra blanca y negra. Imagino que será esa.

Mensy dijo...

Claudio, que suerte que haya alguien que te enseñe a estas alturas…..yo estoy detrás del Señor al que cuido que tiene 87 años y un gran tocador y parrandero, maestro donde los haya, que a su edad sigue afinando como nadie lo que se le ponga en sus manos….pero dice que yo tengo los huesos muy duros para aprender y el enseñarme………….En fin reconozco que no tengo ni pizca de oído……………

Claudio Ramírez dijo...

Te aseguro que yo tengo menos oido que tu, que me da que estoy medio sordo. Pero como me lo tomo en plan pasatiempo pues tampoco me exijo mucho. Si quieres aprender, igual algun maestro hedonista se apresta a darte lecciones.

Satori dijo...

Como buen hedonista; ¡No le des la dirección de ese tal Rafa ni aunque te metan palillos debajo de las uñas!

Seguro que ese tal Rafa, que pa mi gusto es un nombre ficticio, estará muy contento y satisfecho de que aprendas a tocar la guitarra y se sentirá recompensado con saber que te dio el empujoncito a ese maravilloso mundo de la música. Seguramente es la parte más gratificante de todo enseñante, “que no maestro", de ver que la persona empieza a sentir el mundo desde detrás de un instrumento.

Claro que ese amigo Rafa estará dispuesto a compartir los pocos conocimientos de guitarra que tiene, con tod@ aquella persona que quiera empezar en la música.

Y sí amigo Claudio, el Rafa tuvo que mal vender su amplificador Marshall valvestate 100w porque se estaba creando enemigos en casa y en el barrio. ¡Tocar Rock está mu mal visto y es sinónimo de ser colega de Satanás!