domingo, 27 de febrero de 2011

Maquiavelo. El poder a cualquier precio.

Maquiavelo sigue un método llamado empirismo o naturalismo político para definir su pensamiento, no realiza una construcción sistemática de un Estado ideal. Analiza los hechos políticos como parte de la realidad natural política y trata de descubrir su dinámica y sus reglas.




Aparta la política de justificaciones ideológicas y expone que los objetivos concretos de las acciones políticas son la adquisición y la conservación del poder del Estado.

El hombre es un ser esencialmente egoísta, por este motivo las posibilidades de prosperidad de la Humanidad son limitadas. La voluntad del hombre de conseguir sus deseos genera una tensión que se traduce en constante inestabilidad que desemboca en la guerra. El Estado es necesario para mantener la convivencia, el primer objetivo del gobernante es eliminar la hostilidad de los gobernados hacia él.

La necessita. El hombre debe enfrentarse a la realidad que le afecta y a su circunstancia. El hombre experimenta esta circunstancia como necessita que impone un determinado curso a la acción del hombre y su éxito depende de la fortuna, que puede ser favorable o desfavorable. Para poder influir en la fortuna debe tener virtu. En un mundo inestable, ante una necessitá muy difícil el hombre virtuoso es el que demuestra tener resolución, capacidad para comprender rápidamente la realidad y ambición para buscar el triunfo en la vida. El hombre de la virtú es el hombre luchador. La vida es pues, una síntesis dialéctica entre la virtú y la fortuna. El hombre debe vivir en permanente tensión y nunca resignarse a su suerte.



La fortuna es la causa de la variación de las situaciones vitales del hombre. La causa de esta inestabilidad es la violencia. Maquiavelo concibe la política como un asunto de fuerza, un combate continuo que no es un fin, sino un medio para conquistar el poder y defenderlo. El instrumento más importante del poder es la fuerza de las armas, por lo que el ejército es la institución central del Estado. Ni las ideas ni el derecho sirven sin el apoyo de la fuerza.

Maquiavelo presenta la forma mixta de gobierno como solución para escapar de la inestabilidad de los ciclos. Los principados se dividen en dos géneros. Los compuestos por príncipes y siervos que son gobiernos despóticos. Y los formados por príncipes y nobles, que son gobiernos monárquicos resistentes. Sin embargo los aristócratas son una clase parasitaria y ociosa, y el elemento popular carece de conocimientos y de preparación política. Para corregir los defectos de la democracia añade elementos monárquicos o aristocráticos. El gobierno debe estar en manos de una élite capaz. Por eso propone un modelo político basado en el equilibrio social entre diversas clases. La libertad es el resultado de la lucha y del conflicto social.



La forma mixta republicana tampoco es la forma política definitiva, y su peligro más grave es la envidia del pueblo a los hombres sobresalientes. Para evitar la envidia aconseja mantener a los ciudadanos en la austeridad y propiciar la cohesión social mediante guerras contra enemigos exteriores. La creación de la estructura política republicana depende en último término de la voluntad individual de un líder que imponga la unidad por medio de una nueva forma de gobierno.

2 comentarios:

Juan G. Marrero dijo...

Interesante hasta que llega a ...

"...Para evitar la envidia aconseja mantener a los ciudadanos en la austeridad y propiciar la cohesión social mediante guerras contra enemigos exteriores...>>

¿Cómo ahora...? jejejeje....

Claudio Ramírez dijo...

Es lo más conveniente para que los gobernantes se perpetúen en el poder. Maquiavelo es famoso por su axioma: el fin justifica los medios.