domingo, 6 de marzo de 2011

El Rincón del Cinéfago.


Chico y Rita. 2011. España

Ferbando Trueba y Javier Mariscal


Éste es, tal vez, uno de los comentarios sobre películas que más me ha costado escribir. La mayoría me salen “solos”, con poco esfuerzo porque me limito a comentar la película; si me gustó o no, hablo algo sobre el trabajo de los actores, el guión, la fotografía, despotrico sobre el doblaje y poco más. Pero Chico y Rita me exige un doble esfuerzo debido a la empatía emocional y lo complicado que es expresar con las palabras exactas lo vivido el pasado fin de semana en una sala semivacía bien entrada la madrugada. "Chico y Rita" es una de las mejores películas que he visto en mucho tiempo. Todo en ella es perfecto: la animación- un trabajo excepcional del equipo de Mariscal trabajando sobre sus bocetos-, la música- toda la historia se cimienta en una banda sonora que transmite adoración por los ritmos cubanos-, la historia –de amor, con reminiscencias cinéfilas de ese amor eterno contra viento y marea (y cuernos y extradiciones) tan tan de cine de toda la vida-, la atmósfera -creada y conseguida con un dibujo de trazo negro tan simple como detallado y colorista. A medida que a avanza la película (que tiene un arranque pausado lleno de sonidos habaneros por esas calles de amarillo vainilla, , chasquidos de lengua y de articulaciones del viejo y cansado Chico) no quieres que termine, y me resistía a mirar el reloj porque sabía que se acercaban el final; y es que Rita es tan sensual cuando canta, y tan sexy cuando baila y mueve esas caderotas caribeñas… y Chico es tan torpe a veces, como geniales sus manos de largos dedos que acarician las teclas del piano llevándonos de una ciudad a otra: de La Habana destartalada al Nueva York de neones, humo y clubes de jazz; y de Nueva York al Paris “mariscaliano”, acompañados por el desfile de los también animados Charlie Parker, Chano Pozo, Nat King Cole, Tito Puente, y los besos de cartoons de Marlon Brando.

Probables e improbables lectores de esta entrada; estoy siendo consciente de que es muy complicado dar con las palabras exactas y los adjetivos adecuados para describir esta película que se gestó en la cabeza de Trueba, se moldeó en el negro sobre blanco de Ignacio Martínez de Pisón, y tomó vida en las manos de Javier Mariscal, (los términos: “obra de arte” está muy manoseado, y “obra maestra” desvalorado); así que me repetiré diciendo que es una de las mejores películas que he visto en muchos años, y de las mejores experiencias que he tenido en una butaca (si pasamos por alto alguna sesión golfa “viendo” El Guardaespaldas con una novia de juventud). Tomaré prestadas las palabras de Mariscal cuando dijo, “que era una película para los sentidos”. Cierto, para colmarlos por completo.

http://www.chicoyrita.com/inicio.html

En este enlace mucho más de la película, bocetos, fotos...


3 comentarios:

Juan G. Marrero dijo...

A mi me pasó algo parecido cuando vi endibujos animados la 1º parte del "Señor de los anillos " en l981 mientras estudiaba en La Laguna ...Como no fue aceptada por el público, no hicieron la 2º ni 3º parte...Mira luego lo que ha pasado...La semana pasada vi al director Trueba y a Mariscal en Informe Semanal hablando desde los lugares donde fueron a buscar todos los escenarios posibles. Incluso hicieron actuar a un grupo de actores para que realizaran las escenas y luego dibujarlas...

Modesto González dijo...

Intentaron quitar del mercado esa aberración que, por desgracia para mi salud, me ocasionó grave trastornos psicológicos: insulté sin parar a todo aquel que se hizo esa grave atenta contra una de las grandes obras universales de la literatura.
Y sobre esta historia, le echaremos un vistazo.

Claudio Ramírez dijo...

La versión en dibujos animados de Bakshi es una obra maestra. Con los medios de la época, rodó en imagen real y coloreó el celuloide empleando una técnica novedosa pero muy costosa, utilizando el rotoscopio. otra película rodada con la misma técnica es Tygra: Hielo y Fuego. Dirigida por el mismo Bakshi, en colaboración con Frank Frazzeta (uno de los mejores ilustradores) y con guión de Roy Thomas (guionista de los primeros comis de Conan).