miércoles, 30 de noviembre de 2011

Charlas y ...siempre Murakami




Estas últimas semanas he estado entre exámenes, charlas con las alumnas para intentar que mejoren sus rendimiento, cháchara con algunas compañeras sobre temas esotéricos, footing y otras historietas…
El Sábado 26 de 12 a 14,30 horas me fui a Pto. Carmen para hablar durante más de dos horas con una amiga que había venido desde Tortosa a visitar a su novio y amigos/as. Nos adentramos en los laberintos de la familia, el trabajo, los amores, la política. Un ratito sentados en un restaurante y otro caminando por la avenida. Lo más que me alegró, además de verla, fue que piensa volver a vivir en Lanzarote cuando termine su especialidad de Geriatría.
Por la tarde, a las 19.00 hablé con la amiga que se ha ido a iniciar una nueva aventura en los madriles. Muy contenta con sus estudios. Pero también me contó que había recibido esos días la mala noticia de la muerte del segundo chico de 18 años que falleció (amigo de sus hijos) tras un atropello en verano. Como me contaba ella, es el niño que está al lado de mi hijo en todas las fotos desde pequeño…
Después de pasearme “a gustito” por varios libros de Krishnamurti, ahora gracias a los libros que me envían los hedonistas me he enganchado a nuestro amigo Murakami. Desde las primeras páginas no he podido dejar de leerlo, no voy más rápido ya que que no tengo libro electrónico.





1Q84 de Murakami



“…Exacto. En el sistema de Takashima, Fukada buscaba una utopía —dijo el profesor todo serio—. Pero huelga decir que las utopías no existen en este mundo. Igual que no existen la alquimia o el movimiento permanente. Si quieres mi opinión, Takashima lo que hace es producir robots incapaces de pensar. Extrae de las cabezas de la gente el circuito que les permite pensar por sí mismos. Es el mismo mundo que el que George Orwell describió en su novela. Pero, como ya sabrás, no son pocos los que buscan por propia voluntad ese estado de muerte cerebral, ya que no hay duda de que así es más cómodo. No necesitan devanarse los sesos con complicaciones; sólo tienen que obedecer lo que les dicen los de arriba. Nunca se quedarán sin un medio de subsistencia. Para quien busca ese tipo de ambiente, la Academia Takashima seguramente sea una utopía…”
---------
“Ella observó el vino tinto de la copa.
—Tal vez tenga miedo. Pero al menos amo a alguien.
—¿Y si a él no le gustaras?
—Aunque esté sola, mientras ame a alguien con el alma, habrá una salvación. Incluso si no puedo estar con esa persona.
Ayumi reflexionó un momento sobre lo que acababa de oír. El camarero se acercó y llenó las copas de vino. Aomame bebió un trago y luego pensó que Ayumi tenía razón: ¿qué clase de persona podía quejarse de un vino tan excelente?
—Eres increíble. ¡Te tomas las cosas con tal filosofía!...”
-----------
“…Mientras escribía, Tengo se dio cuenta de que una nueva fuente había nacido en su interior. El agua no manaba precisamente a borbotones; era más bien un modesto manantial entre rocas. Pero aunque la cantidad fuese pequeña, el agua parecía brotar sin cesar. No había prisa. No había que precipitarse. Bastaba con esperar pacientemente a que el agua se acumulara en las cavidades de la roca. Una vez acumulada, se podría coger con las manos. El resto sólo era sentarse frente al escritorio y verter lo tomado en forma de texto. Así era como había progresado la historia, de manera espontánea…”
---------

El miércoles 30 de noviembre una compañera vino para hablar de la palabra esotérico, ya que yo la utilizaba para definir las charlas sobre Krishnamurti, por lo que la invité a buscarla en el diccionario y encontró tres definiciones.
ESOTÉRICO:
1. Adj. Oculto, secreto, reservado a unos pocos:
Reunión esotérica.
2. Que es impenetrable o de difícil comprensión:
Sus comentarios son esotéricos para mí.
3. [Doctrina] que los filósofos de la Antigüedad no comunicaban más que a algunos de sus discípulos y, p. ext., [doctrina] que se enseña solo a los iniciados:
La alquimia es una ciencia esotérica



EXOTÉRICO: Adj. Común, accesible, fácil de comprender por cualquiera

8 comentarios:

Raúl M.V. dijo...

Quiero leer 1Q84 desde hace tiempo pero me he negado a pagar 26 euros por un libro en rústica que sé que dentro de nada se editará en tapa dura a mitad de precio; por muy admirador del japonés que soy, no pienso darle a Tusquets el gusto de reírse en mi cara explotando a su autor franquicia; el mismo autor al que maltrata editando títulos sin un mínimo de respeto por los años de edición.

karnak dijo...

La alquimia no es una ciencia, ni esotérica ni no-esotérica. Es una paraciencia.

karnak dijo...

Es que acabo de ver un programa en la tele sobre curanderos y sanadores que me ha indignao...

Modesto González dijo...

Al igual que hablamos por teléfono, estoy esperando el 3 volumen, que en ebook no le debe quedar mucho. Y lo del término esotérico, también hay que mirar el punto de vista de la academia, que no es siempre el correcto. Por lo demás, siempre da gusto hablar con alguien sobre Krishnamurti u Osho, pues hay tan poca gente abierta al tema, que con quién hablas, siguen metidos en el miedo al monstruo del más allá, debido a su condicionamiento sobre las películas que lo único que reflejan es el miedo de la mente humana.
Cuando tenga el tercero de Murakami, pa llá te lo envío...

Mensy dijo...

Al igual que Mode, ando detrás del tercer libro de 1Q84, que según las críticas que he leído, sobraba….Ya veremos…….los dos primeros que en España se editaron en un solo tomo, me parecieron bastante intensos y con esos destellos reflexivos que va dejando Murakami en casi todos sus libros………

Araceli dijo...

Esotérico es lo oculto, exotérico es lo visible, lo externo.

Juan G. Marrero dijo...

El viernes 2 de diciembre una amiga me ha dejado el tomo 1 y 2 de 1Q84...A seguir leyendo, pero en papel...A ver si alguien consigue el 3....

Satori dijo...

Yo también quiero leerlos... (pero haz un esfuerzo y cómpralos Rafa).