miércoles, 19 de agosto de 2009

I y II


Dos textos de Hellawaits



I. Vida de un cadaver
Últimamente pienso bastante en como seria mi vida de cadáver. Dejar de existir. No ver a nadie, que nadie me vea. Me recordaran, si, un tiempo supongo. Luego pasare a ser una foto, mis escritos, un comentario, una crítica, un “¿te acuerdas de cuando…?”… nada más. ¿Por que preocuparse entonces? Todo seguirá aquí, menos yo. Siempre quise ser inmortal, me comía la curiosidad de saber cómo acabara todo esto, de que coño pasara con esta bolsa de basura en la que hemos convertido este planeta y de la insignificancia de nuestras vidas que se consumen dentro. Ahora me lo planteo mas e incluso menos, cuando la vida no te da nada mas que palos y pocas caricias, la inmortalidad es un castigo, ya no merece la pena ser el último en quedarse a ver la obra hasta el final, ya todos sabemos como termina, todos mueren ¿no es así? El amor se prostituye y la felicidad nos estafa. ¿Por que sonreímos entonces todos los días? Hay que esforzarse por disimular, la rabia, el dolor, la pena, toda la mierda que nos va corroyendo, mientras levantamos el muro del disimulo ante nuestras caras para aparentar felicidad y que se jodan los demás. Estoy hecho una mierda pero mira como sonrío, ¿a que jode? Vete a la mierda, yo ya estoy esperando allí. Nos tomaremos algo a la salud de los desgraciados, a nuestra salud. Y la experiencia no es un grado, es el dolor camuflado que avanza junto a nuestro reloj, añadiendo mas penas, amarguras y algo de morfina, a veces, para seguir tirando. Ya no me importan las críticas, pero sigo siendo tímido, confío en mi desconfianza, y ataco a la estupidez siendo yo una de sus víctimas. Odiamos las injusticias y todos somos injustos, rechazamos el mal pero todos lo creamos y lo alimentamos, todos somos hipócritas y buenas personas, aún así hacemos lo posible por aguantarnos, brindemos por eso. Brindemos por nuestras respectivas muertes, celebremos nuestros funerales ahora que estamos vivos, vivos…
II. Pálida funda gélida
Pálida funda gélida, continente de lo ya perdido, los árboles crearan tu eterna morada y la tierra custodiara tu descanso, y observando la oscuridad, el silencio tocara para ti su infinita melodía. Mientras la naturaleza degusta lo que una vez fue, tu solo podrás observar, allá donde estés, los últimos pasos de este tránsito por el que tanto luchamos, sufrimos e incluso disfrutamos para ver que después de toda una vida, tan solo nos queda toda una eterna nada…

5 comentarios:

Juan G. Marrero dijo...

¡Qué a gusto te habrás quedado...!

¡Seguro de mi inseguridad,
camino despacio...!

Mode dijo...

Cuán difícil es entender que después de muerto se acabó todo. Yo lo asemejo a esos sueños en los que duermes profundamente y despiertas una o dos horas después y parece que sólo han pasado dos segundos. Pues morir es lo mismo: ya no despiertas. Hasta descanso pensando que cuando fallezca ya no me enteraré de nada, jamás. Es jodido de asimilar pero tranquiliza. Por lo menos a mí.

Mensy dijo...

Saludos chicos/as..........ya sé que hace unos dias que no doy señales de supervivencia,pero por aquí sigo.El cansancio ha hecho que mis neuronas de la escritura no estén inspiradas.He estado currando ,echando horas en lo que sea,hasta me he hecho pintora de brocha gorda y profesora de lengua de 1º de le ESO....jajajaja..........Si tienes ganas se puede hacer de todo en esta vida,eso es realmente lo que a mi me preocupa y me ocupa día a día,lo que pueda pasar mañana ya se verá.........y lo que pase cuando muera.para mi no tiene ninguna importancia,nose si es por mi trayectoria religiosa o por mi personalidad pero la muerte nunca me ha inquietado...............Siempre la he visto como algo natural,que forma parte de nuestra existencia..............¿Que ocurrirá cuando muera?........que más da,ya me preocuparé cuando llegue el momento,en realidad no creo que pase nada....."Claro que si estuviera conmigo mi maestro de yoga,me diría,pero que dices loca,incauta,eso es esencial,saber en que te convertirás cuando tú vida expire.Ahora es cuando tienes que saber elegir bien el sendero ,Yo ya sé que seré cuando regresé a este o a otros planetas,si tú supieras con quien estas hablando ahora en estos momentos"-Mejor dejaló,no quiero saberlo.............
A veces pienso que le damos demasiada importancia a lo desconocido,nos obsesionamos demasiado.............Para mi el cielo y el infierno están aquí y ni siquiera podemos elegirlo.......Muchas veces el sendero viene a nosotros......................

Karnak dijo...

Cuando se ponen filosóficos les salen unos textos muy válidos. Y todo esto sin cervezas. A mi la muerte no me importa, porque me espera un paraíso lleno de huríes vírgenes que satisfacerán todos mis deseos por toda la eternidad. Inh Ala...

antonio santana dijo...

Simplemente genial!!! Fantástico las reflexiones que haces sobre nuestras vidas... Genial...