lunes, 7 de septiembre de 2009

Novela Negra...


Esta entrada es de nuestro compañero Juan G. Marrero
Han salidos dos artículos en la prensa hablando sobre la novela negra, y sobretodo de Steig Larsson...Y he comprobado como estos dos personajes , el crítico J. Ernesto Ayala y el escritor Vargas Llosa están en la línea que hemos defendido aquí en esta blog los hedonistas y tambien en nuestras tertulias sobre la trilogía Millenium. Me parecen tan interesantes que los pongo aquí para abrir un debate si ustedes quieren y para comprobar que vamos muy bien encaminados...
-------------------
El placer del abismo 03/09/2009
<<...Y para terminar, el género policiaco tiene sus aguafiestas y se dividen en tres clases. Los que no leen a Larsson porque lo comparan con Montaigne; los que no lo leen porque está de moda; y los que no lo hacen por las dos razones juntas. Ellos se lo pierden.>>

por J. Ernesto Ayala-Dip es crítico literario.


Lisbeth Salander debe vivir 06/09/09

<<...La novelista de historias policiales Donna Leon calumnió a Millennium afirmando que en ella sólo hay maldad e injusticia. ¡Vaya disparate! Por el contrario, la trilogía se encuadra de manera rectilínea en la más antigua tradición literaria occidental, la del justiciero, la del Amadís, el Tirante y el Quijote, es decir, la de aquellos personajes civiles que, en vista del fracaso de las instituciones para frenar los abusos y crueldades de la sociedad, se echan sobre los hombros la responsabilidad de deshacer los entuertos y castigar a los malvados. ..>>

por Mario Vargas Llosa 06/09/2009



J.G.M.

3 comentarios:

Raúl M.V. dijo...

El artículo de Vargas LLosa me parece una patada en los guevos a los pseudointelectuales que se jactan de no leer a Larsson porque es literartura barata y porque está de moda. Qué todo un creador como Vargas, de los mejor escrito en español, te de ese repaso (Donna León incluída) es para pensar. Comulgo en muchas opiniones con Vargas; y las hemos compartido y son calcadas a la que el escribe (si al final vamos a ser grandísimos opinadores de literartura...). No es alta literatura ni falta que le hace. Sabemos lo que vamos a leer y lo consigue. Es trepidante, engancha y cada página te lleva a otra con ansia de devorarla. Los personajes femeninos tienen fuerza y están muy bien dibujados: Salander es una fuerza natural de 50 kilos que arruina a un tipo, se enfrenta a tres matones y maneja un caso judicial con una PDA y un móvil... la hostia. Erika Berger seduce y la hermana de Mikel, Anita, la abogada, se come com papas al tribunal sueco y acorrala a toda una institución que actua fuera de la ley. Y como dice Vargas, el mundo es malo, lo sabemos, pero existen justicieros en los que confiar. Larsson se encerró a escribir y en 2100 páginas denunció los abusos en su país y por ende, los del resto del mundo. Y lo que hablamos desde el princpio: en cuanto empezamos a leer esta saga: Suecia es un estercolero como todos los paises, a pesar de su imagen pulcra. Lástima su muerte, lo necesitábamos, de verdad.

!Toma, crítica culta! Bajen a la tierra.

La novela negra no es sólo un género para entretener. Y el lector lo sabe, por mucho crítica que se lo tome así.

Mode dijo...

Mientras leía a Ayala, pensaba en los personajes de Larsson. Es decir, Salander es como una heroína pero, a diferencia de otras novelas, esta heroína es bajita, flaca y vive marginada de la sociedad. No es ninguna superheroe ni nada por el estilo, es una chica de carne y hueso que con unas técnicas aprendidas consigue desbaratar a cualquier que se le ponga por delante.

Hay gente que no traga a Larsson, pues claro que los hay. Es normal, no algo debe gustar a todos. Debe haber crítica pero respetando al prójimo en su elección de escoger a Larsson o a García Márquez o a Cervantes.

Fantásticos artículos tanto de Vargas Llosa como de Ayala. En el mundo de Larsson todo puede pasar, la justicia puede ser una injusticia y los débiles pueden ganar a los fuertes. Es como hacer justicia en un mundo donde ser débil significa acabar hundido en la mierda y los poderosos siempre ganan.

Karnak dijo...

Ya va siendo hora de que pongan en su sitio a los llamados géneros menores (novela negra, fantasía, épica, histórica, etc..) y lo hagan autores de prestigio internacional y no sesudos críticos autocomplacientes que abundan en las páginas de los diarios, y que mueven sus opiniones al viento que le sople la editorial de turno. La literatura es UNA, GRANDE Y LIBRE, como esta España rancia a la que no nos atrevemos a darle una buena patada en el culo y ponerla en el siglo XXI de una jodida vez...Aaala¡¡¡Ya he vuelto a desvariar.