lunes, 25 de enero de 2010

Lugar de encuentro


Recuerd
o cuando llegué a de Arucas el verano de 2004 ,la ciudad esguía todavía enfrascada en su agujero negro en el centro del casco

capitalino y las infinitas deficiencias por todos los barrios como la mayoría de los ayuntamiento, que ahora echan la culpa a la crisis cuando se les tacha de incompetentes.

Llegar a la ciudad que te vio crecer e intentar recuperar tus antaño lazos de amistad es muy difícil. Estuve yendo de aquí para allá buscando por donde navegar mis neuronas y sentarme con los amigos. Poco a poco volví a contactar con las glorias del pasado, no todas pero si lo suficiente para hacer llevadero mi nueva estancia.

Intenté reunirme con unos antiguos amigos para divertirnos en un local cantando como en nuestra adolescencia, pero los años había llevado el cauce de nuestras vidas por terrenos muy alejados.

Hablé con diferentes autoridades para conseguir un pequeño local para intentar reunir a gente alrededor de la literatura y otras artes. Pero los huecos para la cultura son estrechos, alienados y no encontraba padrino.

Paseando por las calles encontré el calor en el bazar de un amigo donde comencé a reunirme. Allí se parió una página que ahora corretea por las calles de Arucas, eso sí, yo me bajé con la locomotora en marcha ... Unos meses después debido a la crisis el pequeño local cerró sus puertas.

Deambulando entre la biblioteca, la tienda de Pepe el árabe, la librería Doramas, la Floristería y otras esquinas me tropecé con el amigo Ángel y su biblioteca personal. A partir de ahí comencé a entrar en aquel pequeño espacio pero gran rincón de cultura. Poco a poco fui conociendo a nuevos personajes que se convertirían en entrañables amigos. De nuestras infinitas tertulias comenzó a brotar la idea de crear una página web. Pero como la idea se eternizaba se llegó a la creación de un blogs.

El 25 de agosto de 2009 tomé rumbo hacia otra isla, y aquellas reuniones quedaron grabadas en corteza cerebral…La crisis de este ogro capitalista también ha bajado las puertas de aquel espacio cultural.

Sin mirar atrás, sin nostalgias, ahora debemos llevar nuestras palabras, nuestras conversaciones, nuestras ideas, creatividad a este espacio en la red creado por el grupo.

2 comentarios:

Mode dijo...

Y gracias a este espacio, podemos reunirnos online y dar entrada a nuestras inquietudes, recomendaciones y experiencias. Por otro lado, y a pesar de que el bazar haya cerrado, podemos seguir viéndonos en las reuniones y en algún otro lugar.

Raúl M.V. dijo...

... y allí, en el bazar,fuiste bienhallado, bienquerido, bienescuchado... y bienechado de menos.