viernes, 7 de mayo de 2010

I.

Amaneció de repente
y no tuvo tiempo
de despertar

3 comentarios:

Modesto González dijo...

Recuerdo que hace unos días, entré en la página del museo de la palabra. Después de participar sin suerte, y ver los finalistas en dicha web, se le concedió el premio al mejor microrrelato, a una sencilla frase de una escritora argentina. Nunca tan pocas palabras, dieron tanto rentabilidad. La frase ganadora de los 6.000 euros, se me vino a la cabeza, después de haber leído la de Raúl:
Hace días que llueve a cántaros. Y la gata se comió el último grillo que nos mantenía despiertos.

Claudio Ramírez dijo...

Ya saben lo que opino de los microrelatos, pero esta frase ganadora tiene una estructura muy parecida a los haikus japoneses.

Juan G. Marrero dijo...

Hay muchos que están dormidos, ¡¡¡pero no lo saben...!!!
Eso, eso...¡¡despertad....!!!