domingo, 26 de septiembre de 2010

Tarde de domingo en mi casa.

Hoy ha sido una tarde muy, pero que muy buena. Ha venido Claudio a mi casa y hemos pintado varios cuadros.
He aprendido una nueva técnica de mi amigo, que me ha enseñado y aconsejado al mismo tiempo con paciencia.
Me ha dejado tres de los cinco cuadros que ha pintado aquí, para que se secaran. No sé si se los voy a devolver porque están muy guapos.
Se nota que ha cogido mucha soltura con las técnicas que usa, me ha gustado mucho su forma de pintar y lo que ha dejado plasmado en los cuadros que ha hecho.

También agradecerle que me ha dejado aquí muchos tubos de óleo que tenía en su casa. (Yo creo que hay como 60 euros o así en óleo). También me ha dejado una lienzo para que yo investigase una de las técnicas que él usa.
En fin, que hemos disfrutado de la tarde. También con mis sobrinitos: Carla y Ale, iniciándose en esto de la expresión pictórica... empezando a pintar cosas. Carla ha hecho un cuadro y algunas cosas más. Ale ha hecho lo suyo pero es pintor de solo un cuadro... jejeje.

Al final no me ha gustado mucho lo que hice yo. Estoy intentando asimilar nuevas técnicas y a ver si soy capaz de hacer cosas tan buenas como las de Claudio. No para competir con él, claro. Solo para ser capaz de expresar con esos colores tan bonitos lo que uno lleva en el alma.

... Y de eso trato la tarde, de relajarnos y de dejar salir y fluir con naturalidad la armonía que llevamos dentro...

3 comentarios:

Claudio Ramírez dijo...

Una buena tarde sin duda. A mí me cundió bastante. Aunque Rafa como ejercía de Au-pair no tuvo tiempo para pintar. Los cuadros que te has quedado en depósito están sin acabar, espera que los termine para que te los quedes.

Juan G. Marrero dijo...

Habían dos pintores que tuvieron una relación tormentosa, Paul Gauguin y Vincent van Gogh..

¿Quién es quién...?

http://es.wikipedia.org/wiki/Vincent_van_Gogh

Claudio Ramírez dijo...

El de la Oreja es Rafa que es el músico.