sábado, 27 de noviembre de 2010

Cinco


Como otro sábado me sentía sentado en mi moto por la carretera de Arrieta-Órzola que está llena de pequeñas calas para bañarse. A los pocos kilómetros de pasar el primer lugar me hicieron señas unas chicas en bañador. Me quedé pasmado. Dude si parar, porque eran varias...Pero mi masculinidad fue más tenaz y aparqué.
-¡Hola! ¿Eres....?
-Si... ¿Cómo saben mi nombre?
-Te conocemos por medio de tus amigos hedonistas
-Me quedé boquiabierto.
-Primero habló una rubia con unas gafas de intelectual. Yo soy una amiga de un chico que hace poco se mudó de casa, tiene un tío escultor...Pero últimamente no tenemos mucho contacto.
-Luego se me acercó una pelirroja con un pincel en la mano. Yo era muy amiga de vuestro poeta, pero me ha puesto los cuernos con otra. La última vez que lo vi recorriendo el mercadillo estuve a punto de decirle algo, pero...
-Luego me fijé en una morenita que tocaba una guitarra. Me hizo señas para que me acercara y me dijo: ¿Tienes ángel...?...
-Un poco atónito le respondí que creía que sí.
-Pues yo, ¡Ya no...! Por eso me dedico a la música, para ver si lo recupero.
-De repente escuché: ¡Om...om....! Y vi una hemos rubia cerca de la orilla del mar, sentada en la postura del loto...


Abrió los ojos y me dijo: ¡Sabes lo que es el nirvana...!
-Si. ¿El grupo musical o la extinción de los deseos materiales?
-Pregúntale a tu amigo el hedonista que me ha dejado aparcada mientras lo busca.
-De repente, nos interrumpió otra chica que iba vestida como las niñas pijas de series de estudiantes.

Y me dijo: ¿Estudias o trabajas...?
-Las dos cosas.
-¡Ah...! Como esos hedonistas que yo conocí y que se está atragantando con tantas ocupaciones.
-De repente, todas me rodearon y me dijeron:
¡Dale un mensaje a tus amiguitos....!
¡O se ponen a trabajar, o seguiremos eternamente de vacaciones...!
-Y... ¿De parte de quién...?
-Comencé a oír un ruido de fondo, y no escuchaba sus voces, sino sus labios moviéndose, el ruido continuaba y me costaba oírlas....

Entonces gritaron:
-¡Niño....somos sus MUSAS....!

-Y el ruido del despertador terminó por despertarme
.....

4 comentarios:

Claudio Ramírez dijo...

Nosotros buscando nuestras musas y resulta que están en Lanzarote. Mándalas para acá cuanto antes, que las echamos de menos.

Modesto González dijo...

¡Chacho, chacho! te juro que me la he partido con tu relato, ejejejej... Perfecta visión de la agonía que sufrimos algunos por la falta de inspiración.
Muy bueno, amigo Juan, muy bueno.
A ver si se me desbloquea esa energía necesaria para crear nuevas historias.

hellawaits dijo...

mmmmm le puedo cambiar la morena por la pelirroja al poeta????? jajajajajajaja que bueno, cabrón...tu si que sabes, claro tienes a todas nuestras musas ahí contigo, tu estas a tope de "ingenio" literario....échalas pa'caaaaaaaa....cawento....pero es verdad esta uno metido en "otras" cosas y las letras están abandonadas....bueno abandonadas no....dejadas un poco de lado a la espera de nuestras "musas".....ains.....ains....y por cierto....dudaste si parar o no con la moto cuando te hacian señas??? eso si que no me lo creo......

Raúl M.V. dijo...

Hoy que tenía yo un día de esos aturdidos y confusos (Dazed and Confused, que cantara Mr. Plant), el Ingenioso Hidalgo de Lanzarote me ha sacado una sonrisa de oreja a oreja. Muchas gracias, vuecencia. Sólo una cosa (sigo manteniendo el acento en sólo aunque los señores de la Academia digan lo contrario): la musa que me ha tocado en buena gracia,con ese escueto bikini y gafas de intelectual...- mi mente calenturienta le ha añadido un refrescante y pringoso corneto de chocolate que lame con su sugerente boca roja, a la vez que se relame las comisuras y me mira por encima de sus gafas de pasta negra...uff!... Decía que esa musa me excita más que me inspira, y no sé si eso será lo correcto para arrancarme del letargo literario :-), aunque mi pequeño soldado de casco púrpura no esté de acuerdo.

Grande Juan,con éste, te has salido.