miércoles, 24 de noviembre de 2010

Infinito


Todas las biblias o códigos sagrados han incurrido en los siguientes errores:
1. Que en el ser humano existen dos únicos principios verdaderos: El cuerpo y el alma.
2. Que la energía, denominada mal, pertenece exclisivamente al cuerpo y que la razón, denominada bien, es exclusiva del alma.
3. Que si el hombre sigue los dictados de su energía, Dios le atormentará eternamente.
Pero la VERDAD es exactamente lo contrario:
1. El ser humano no tiene un cuerpo distinto al alma porque lo que llama cuerpo es aquella porción del alma que puede ser percibida por los cincos sentidos, las principales ventanas del alma en esta época.
2. No hay más vida que la energía y ésta pertenece al cuerpo. La razón es el límite, o circunferencia externa, de la energía.
3. La energía es deleite eterno.

William Blake
http://es.wikipedia.org/wiki/William_Blake

Si las puertas de la percepción se depurasen,
todo aparecería a los hombre como realmente es: infinito.
Pues el hombre se ha encerrado en sí mismo hasta ver
todas las cosas a través de las estrechas rendijas de su caverna
.
.......................................

"Un cerebro inteligente que, en un momento dado, pudiera comprender toda las fuerzas por las cuales la naturaleza es algo animado y la situación respectiva de los seres que la forman, y si además ese cerebro es suficientemente amplio como para someter esos datos a análisis, este cerebro abarcaría en la misma fórmula los movimientos de los cuerpos más grande del universo y los de los átomos más ligeros. Para una inteligencia así, nada sería incierto, y el futuro, como el pasado, se abriría ante sus ojos."
(Pierre-Simon de Laplace, matemático francés del siglo XIX)
"El universo elegante" de Brian Greene.

5 comentarios:

Claudio Ramírez dijo...

William Blake es todo un descubrimiento, tomo nota de este autor a ver si encuentro algo por ahí para leer.
Hay mucha gente que no es capaz de encontrar su propio culo, como para que se pongan a buscar su alma.

Modesto González dijo...

Claudio y Juan: hay seis libros en formato electrónico en www.bibliotheka.org de William Blake.
También le echaré un vistazo.
Juan, ya sabes que estos temas son "cosas de locos", y no son entendibles por esa sociedad tan "materialista". Hablo sobre las energías, sobre ese más allá que no está "tan allá" sino que está en uno mismo.
Juan, como bien dice alguien que conocemos: si quieres ver lo desconocido, primero debes comprender todpo lo conocido, toda la maquinación de la mente, y todo el condicionamiento que se ha generado en nuestra mente, que no es otra cosa que el reflejo de la sociedad donde vivimos.
Estamos tan apegados a lo material, que creemos que el mundo es tal como lo vemos.
Pero bueno, muchos te creerán o nos creerán como locos, y digo locos porque todo lo que ellos no entienden, toda esa ignorancia: es locura.
Bien lo dice Claudio: si muchos no ven ni su propio culo, como pueden comprender lo que hay más allá.

A ver si empiezo a escribir toda mi experiencia sobre los últimos libros que he leído, y debatimos sobre ello.
También empecé el libro de Green. Lo leeré detenidamente, y luego lo hablamos.

hellawaits dijo...

Muy interesante lo que propone este autor, miraré y leeré sobre ello..saludos hedonistas..

hellawaits dijo...

por cierto aqui les dejo el enlace de la página de la NASA sobre la foto del día...interesantísimo, llevan desde el 99 colgando una foto diaria sobre el universo y lo que nos rodea y hay fotos impresionantes, todos los dias una diferente...espero que lo disfruten como yo lo hago...
http://apod.nasa.gov/apod/archivepix.html

Raúl M.V. dijo...

Recuerdo leer algunos poemas de Blake hace un tiempo. No es fácil de leer, claro está, y confieso que lo hice empujado por los poemas de Jim Morrison y su devoción por este autor. The Doors toma su nombre de Blake, y Jim Morrison abrió las puertas de la percepción de par en par. Muy recomendable el disco de poemas de Morrison "An American Poet". También, Jim Jarmusch toma como referente a Blake en su metafísica película del oeste, Dead Man, un western extrañísimo, en blanco y negro, con indios buenos y todo.