sábado, 20 de noviembre de 2010

Día extraño


Esta semana del 15 al 19 de noviembre ha estado plagada de acontecimientos. Algunos no se pueden narrar por ser demasiados delicados. Otro si, como la visita del Inspector a mi aula el miércoles 17 a 6ª hora. Los alumnos me dejaron en un buen lugar ya que realizaron el circuito que les puse en la pizarra (diferentes prácticas) con gran eficacia.
Acabe de leerme dos libros de César Mallorquí (hijo de José Mallorquí, el autor del cómics “El Coyote” que tengo yo), “Las lágrimas de Shiva” (2002) y “La caligrafía secreta” (2010). Según un amigo profesor de literatura les gusta mucho a los jóvenes. Ha ganado muchos premios de literatura juvenil.

http://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%A9sar_Mallorqu%C3%AD

Pero el viernes 18 me esperaba varias sorpresas a lo largo del día. El destino de vez en cuando te hace guiños, a veces para empujarte a caminar otros para endurecerte en la vida.
A primera hora tuve otro pequeño pulso con las alumnas de segunda. Leve, pero pulso.
Cuando me fui a desayunar me encontré con una compañera sustituta que me contó todos sus problemas. Bastante estresada por su trabajo de sustituta y el futuro incierto según ella.
A cuarta hora me esperaba una de esas famosas guardias, la profesora de francés me había dejado un par de ejercicios para que los alumnos lo realizaran. Pero ¿Quién le pone el cascabel al gato…? ¿Gato…? Para mí son como GRILLOS…No quiero volver sobre lo mismo de siempre…Pero…
¡¡Que alguien me saque de aquí……!!!!

Les hice una visita a los tíos de mi hijo y me llevé una alegría, porque el sitio donde compro la comida ha cerrado unos días por vacaciones. Y me señalaron otro lugar, el restaurante de la asociación de vecino. Así que me fui a compra mi pescadito…
Están preparando la apertura de una pizzería a unos 200 metros de mi casa.
También tuve problemillas con una farmacia donde compraba algunas cosas para los alumnos.
A las 15,30 mi hijo me llama que hay que devolver el equipaje del equipo de baloncesto, que tenía casi todo pagado. Lo invito a subir conmigo a San Bartolomé y se niega. Tengo que ir yo a subsanar otro de los aburrimientos del niño.
Por la noche tengo una discusión surrealista con una amiga por teléfono, ella piensa que tiene la razón y que estoy equivocado sobre un asunto que cada cual tiene derecho a pensar lo que quiera. Después de hablar con ella llamo a un amigo y me da la razón. A veces, uno no puede hacer nada ante determinados problemas.

Sábado 20
El cielo amanece oscuro. Llamo a un amigo para hacerle una visita, pero se encuentra trabajando en El Mojón y me dice que el cielo está despejado por esa zona. Por lo que me animo a coger la moto. Cuando estoy llegando a Órzola un coche que viene de frente me pica las luces. Al principio no sabía si era para mí, pero me fui dando cuenta que el cielo estaba cada vez más oscuro y una niebla me rodeaba. El aviso era que estaba lloviendo. Me di la vuelta, pero tuve que para varias veces para secar el casco, aunque eran gotas pequeñas no me dejaba ver la carretera. Menos mal que la lluvia solo era en aquel lugar, de vuelta no me encontré con ella y pude llegar sequito a Tahiche.



Por la tarde en TV-2 emitían “Nostromo” y estaban entrevistando a Juan Manuel de Prada. Este escritor del cual me leí “La tormenta” (y me gustó), cuando habla de literatura es agradable oírlo. Pero cuando aparece en tertulias, lo sé porque lo saca continuamente “El intermedio” es intragable. Habló de que su padre era un trabajador que estudió y acabó derecho. Y era su transcriptor. Después de la agradable entrevista comenzó una tertulia con otros invitados pero no me quedé a verla, aunque el tema era interesante, pero muy extenso. Hablaban de autores que han escrito una o dos obras y luego o murieron o no escribieron nada más. Pero se limitaban a nombrar gente y decir obras y me aburría.
Cambié de canal y me encontré con el programa de cine “Pantalla Grande” de la Televisión popular. Me encanta ver a los dos presentadores porque son muy bueno, ahora cuando aparece una película que se mete con la iglesia, cambian y toda su inteligencia la utilizan para avasallarla y defender a ultranza la religión, a veces me da risa y otro cambio de canal.
¿Me estaré haciendo de derechas…?
A las 20,00 llamé a un amigo para hablar del suicidio de la Unión Deportiva en sus últimos partidos. Y coincidíamos en que el entrenador tiene que cambiar, jugar sí, pero HAY QUE DEFENDER MÁS…

Ahora me voy a cenar la carne de cerdo que me sobró al mediodía

2 comentarios:

Claudio Ramírez dijo...

buen artículo, veo que alguno más se va animando a continuar con los escritos.

Soledad71 dijo...

Vaya día amigo mío, pero cuando uno se levanta con mal pie.... parece que todo va en contra pero al final todo vuelve a su lugar