viernes, 3 de diciembre de 2010

Bienvenidos al Circo Wikileaks!


Esta mañana, mientras leía el periódico y sorbía el café –que animal de costumbres tan repugnante soy- reparé un buen rato en “la noticia de la semana”, de la que El País se ha jactado como “descubridores para España”, y se han revolcado en ella como en un filántropo intento de “abrir los ojos al mundo” y así reivindicar el derecho a la información que tenemos los lectores. ¡Ejem! Y entonces, cuando echaba un chorro de leche a los cereales, me pregunté: ¿qué cojones me están contando que sea nuevo?

Que EEUU hace su particular Gran Hermano vigilando a todo el globo, no se le esconde a nadie, y que no se fía de ningún súbdito, esta claro, mucho menos lo iba a ser del resto del mundo, sus mandatarios y sus planes. Como digo, siguiendo toda la semana los “destapes” del periódico de la familia Polanco, me han re-descubierto para mi asombro ¿?: que en Afganistán se cometían crímenes horrendos, que en Irak se escondió la verdad, que EEUU tiene terribles planes expansionistas ( ¿en serio?, pero, ¿seguro?...) que Berlusconi es un putero, que Sarkozy es un ególatra, que Rajoy no tiene carisma, que a Gadaffi le gustan las tetas grandes (y que es fan David Bowie, por su atuendo), que la presidenta de Argentina no está bien de la quijotera (claro, tanto bótox…) que Putin es el pistolero más rápido del Este y Mevédev un títere, que Esperanza Aguirre es hipreambiciosa (no me jodas, ¿en serio?), que Chávez es un molesto forúnculo lleno de pus en el culo, que la política española le baila el agua a la yanqui, que a Marruecos la corrupción le sale por los poros… vamos, que si esto se le escondía a alguien, o es un longevo eremita, o más inocente que un niño en Noche de Reyes.

Circo mediático fútil, que no cuenta nada nuevo al lector medianamente informado, y mucho menos, al que va un poco más allá y no se conforma con los titulares, pero que sirve para llenar horas de televisión y de negro sobre blanco con el engañoso eslogan de terrorífica exclusiva que hará temblar los cimientos de la política norteamericana. ¡Ja!

Los peores parados son el señor Asseng, al que han endosado un crimen de abuso sexual para pararle el dedo en el ratón (auqnque su paso a la historia no se lo quita nadie), el antisistema/militar/pirata fan de Lady Gaga, encarcelado por traición a su país. Y nosotros, claro, porque esta gente a la que los servicios de espionaje han etiquetado de esa guisa, tiene el destino del mundo en sus manos... ¿o tampoco ellos? Ah!, y Hollywood, claro, que ya tiene película.

Sabemos las cosas, pero nos gustan que nos la subrayen con fluorescentes.

5 comentarios:

orlando dijo...

Raul , es lo de siempre, no se puede ir con quien no le interesa con la vedad en la mano .

Juan G. Marrero dijo...

Te has adelantado. Iba a escribir sobre el tema...
¡¡¡QUÉ PASADA....!!

Pero se quieren calgar la fuente...
¡Espero que no....!

Modesto González dijo...

Qué buen artículo, Raúl. Está claro que en las sombras de los despachos reina la verdad. Afuera, mentiras y buenas caras para los tontos de "Abajo."

Claudio Ramírez dijo...

En definitiva es el reflejo de la sociedad en la que vivimos. Tus vecinos te sonríen y te saludan amablemente por la calle, pero en realidad te califican, te clasifican, te prejuzgan y te condenan. Y en esta escala de valores con la que vemos a nuestros conciudadanos, es como se ha establecido la sociedad actual, donde el establecimiento social se basa en la hipocresía.

ceciderunt in profundum lacum. dijo...

Aquí manda el dinero,tengo dinero ergo tengo poder,lo que pasa que siempre hay quien tiene más dinero que tú; te manda y te aguantas. Hay que planificar para conseguir objetivos y en el camino aprovechar las cartas buenas que te van viniendo.hay que ser opaco para que no se vean tus intenciones.
Bueno todo este rollo vale desde el vecino que te pone a parir hasta para los "grandes poderes " que manejan este mundo. Nos oloamos la jugada y a alguien "se le viró" una carta. Bueno está claro de que va la partida pero en ella no podemos jugar. Seguimos jugando al subastao en nuetra comunidad.