viernes, 5 de agosto de 2011

Marea...

Se despertó con los ojos llorosos y aun tenía el sabor a salitre en la boca, no era capaz de recordar la cara del chico que inundo su sueño como una marea repentina dejándole, a pesar de ello, una agradable sensación. Al levantarse notó la pesadez de sus músculos y el agotamiento de su alma ¿como era posible? se dirigió a la ducha y en el espejo vió el reflejo de una noche intensa. El agua tibia relajó su hermoso cuerpo, luego el café calmó su mente y al encender la televisión para ver las noticias su mundo se derrumbó por completo, allí estaba la cara del chico en una foto de carné y su cuerpo en una solitaria playa, no había duda, era él...

5 comentarios:

Juan G. Marrero dijo...

Vaya con el temita...Como anda uno...Y sensibilizando aún más la piel...

hellawaits dijo...

lo que va saliendo, magister, lo que va saliendo...a duras penas. ^_^

Mensy dijo...

Lo real puede ser un sueño o el sueño puede ser una realidad………..Sueño o Realidad. Me encanta Ángel.

karnak dijo...

ya van regresando los hedonistas.

Satori dijo...

¡Más,más!