domingo, 31 de julio de 2011

Pesadilla


Ya han crecido los árboles

de cuya madera harán mi ataúd.

Ya han pasado los días y las noches

en los que no he muerto.

El hedor de la nostalgia

y la tentación de estar dispuesto,

de estar preparado.


Ya huelo la carcoma de la madera,

ya sé como es el tacto del polvo de mis huesos,

y el martillear de los pensamientos que no cesan

esculpiendo mi lápida, sacando brillo a mi nombre

para olvidarlo pronto.

Y el hedor, nostalgia, pensamientos.


Ya han preparado el hueco para mí,

tengo un lugar, una tumba perfecta

a mi medida

esperándome en la oscuridad del ser humano que soy

que no deja de latir sentimientos

que no deja de soñar

angustiosamente

con la intranquilidad de los días y las noches

que han pasado

y no he muerto.

Y despierto.



Satori. Verano 2011

3 comentarios:

Juan G. Marrero dijo...

¡Muy bueno...!
Pero después de la muerte, viene otro RENACIMIENTO...

hellawaits dijo...

muy bueno Satori, me ha gustado mucho.Y si el magister tiene razón en mi próxima vida quiero ser piedra en el gobi...

karnak dijo...

Muy interesante la evolución de tu poesía, has avanzado de la temática amorosa a temas conceptuales como la muerte. Pero me gusta esta nueva optica.
Despues de la muerte no hay nada, solo la negrura y el vacío de la Nada.