miércoles, 31 de agosto de 2011

Potaje y amigos…

El fin de semana recibí varias llamadas telefónicas de amigos/as y hablamos de laberintos y otros menesteres. No solucionamos mi problema, pero es como cuando te fracturas un hueso, tienes que estar un tiempo escayolado para que pegue, pero la charla con los amigos se agradece.
El domingo me puse a cocinar y me salió un buen potaje (de verduras, el otro lo voy encaminando) que suelo hacer para varios días, claro congelo una parte. Todavía conservo el punto Arguiñano. El día anterior me había comido una sabrosa vieja, esta me la prepararon en el restaurante.
El lunes 29 había quedado con un amigo. Cuando llegué estuvo un rato hablando por el móvil sobre un asunto burocrático. Comenzamos a hablar y a beber vino. A la media hora aproximadamente volvió a sonar el móvil y el mismo problema. Ahora mi amigo me lo contó. Tiene un colega que estaba muy unido a su pareja y eran como “uno solo”, muy felices. Pero se acabó. El tío se quedó hecho polvo, ahora se había embarcado en un viaje a un país sudamericano y se enamoró (o no, ya que cuando uno está pasando por un desamor se agarra al primer clavo que ve, o que no ve porque la ceguera es inmensa…). Está el hombre intentando arreglar los papeles para traerse a esa mujer para nuestro país…
¡Ay, las hormonas, el instinto de procreación, y el no leer el libro de Punset “Viaje hacia el amor” donde lo explica todo!
Continuamos hablando y le comentaba a mi amigo que es increíble que los seres humanos se sigan comportando igual que siempre con respecto al asunto del amor cuando HAY MUCHA INFORMACIÓN sobre ello que ayuda en esos caminos llenos de hoyos, algunos peligroso.
Seguimos con nuestro vino y charla hasta que volvió a sonar el teléfono del asunto “amor descarriado y encoñado” que estaba desesperando a mi amigo y tuvimos que dejar aquel momento tertulia para acudir a sacar al colega de las garras de la llamada de la selva.
Me subí en la moto y me fui a Uga a ver a una compañera que estuvo hace dos años en el IES de Teguise, y que ahora gracias a los recortes de la Consejería está en el paro. Tuvimos una charla muy entretenida acompañados de sus pequeños y tranquilos niños.
El martes 30 por la mañana me crucé con un colega con el que últimamente comparto tertulia sobre problemas que nos atañe a los dos…Los hijos…Nos fuimos a una cafetería de cháchara. Y allí invité a sentar al dueño con el que he entablado también empatía en determinados temas. Este hombre, gran empresario, se ha separado cuatro veces…
¡La leche…!
Ahora quiere cruzar el charco para acompañar a su pareja actual porque tiene a sus hijos ya con más 18 años lejos y los añora. Y este hombre, deja todo por ella…
¡Interesante y gran persona…!!
Estuvimos hablando los tres de inmuebles, ventas, mujeres y otras aventuras humanas.
Volví a subirme a la Suzuki, en dirección a Órzola. En el regreso subí por la carretera del Barranco de Tabayesco y me fui a visitar a un amigo. Se alegró mucho. Hace ya dos años que se separó, me comentaba que está ahora en su mejor momento. Allí estaba con su niña preciosa (parece de dibujo animados, y me dijo que los demás le han apuntado lo mismo) que tiene una semana él y otra su ex. Me invitó a tomar algo en Arrieta (aparqué la moto y fuimos en su coche). Cuando bajamos me señaló la casa de Armando Soca (arunquense) que se ha convertido en un gran empresario y suele estar los domingos en el mercadillo de Teguise. Hablamos y nos reímos bastante. Y nos citamos para el jueves en el instituto.
(mientras escribo suena nuestra amigo Gary Moore…15 Febrero 2011 Ruta 61 - Adiós a Gary Moore - 15/02/11
http://www.rtve.es/podcast/radio-3/ruta-61
Por la tarde me fui a casa de un amigo, compañero de footing, que acababa de llegar el día anterior. Y salimos nuestra media horita por los caminos de Tahiche, hablando de los futuros cambios en nuestro instituto.

5 comentarios:

Araceli dijo...

Hola Juan, el potaje tiene buena pinta. Aparte de eso , ése día te recorriste media isla jajaja. Lo que me llama la atención es el amor de ése amigo tuyo y su edad. Si fueran dos pipiolos de 16 años, hasta me parecería imprescindible que se enamoren en un pís pás y se sintieran uno las veinticuatro horas del día etc etc . Pero dos adultos lo encajaría en "soy un codependiente". Esa es mi humilde opinión. Saludos.

Juan G. Marrero dijo...

El amor, desamor, la codependencia...son temas de tertulias diarias con amigos/as....

Hoy una mujer me dijo: Te voy a pedir un favor muy grande....Que me des un paseo en moto...

Saludos...

Araceli dijo...

Te voy a pedir un favor muy grande ...

hellawaits dijo...

lo que me sorprende es como te cunde el día macho, es impresionante...un saludo Magister. ^_^

ojos de lluvia dijo...

Será tal vez mi querido amigo Juan que no sabemos estar solos? Es tan importante estar a gusto con nosotros mismos para así poder enfrentar esos momentos de soledad en los que no es buscada. A veces nuestros miedos a estar sin pareja hacen que nos unamos a otra persona sin apenas pensarlo es como agarrarse a un salvavidas mientras estamos en doloroso mar del desamor, pero terrible equivocación