miércoles, 26 de octubre de 2011

Esperanza y desiertos


Sórdidos aromas celestiales

un atajo para el placer

de pequeñas cosas, de imperceptibles sensaciones

que vuelan, a su antojo, de forma irregular.

No hay lugares más desiertos

que la ausencia que me dejas cuando te vas,

cuando imagino, sintiendo que estás aquí

y me doy cuenta que solo estaba absorto, pensando.


Desear, y querer

no es suficiente.

Nada es suficiente para poder tocar el cielo

de la realidad que quisiera pintar en tus cuadros

porque vivo, y muero

sin esperanzas, noches atadas a la almohada

de susurros entre lágrimas... Te sigo buscando.


Cuántas preguntas retumban un día y otro

hasta bien entrada la madrugada,

buscando un sentido, una ilusión que seguir.

No hay lugares más desiertos

que tu ausencia,

y yo sigo añadiendo arena, como un tonto

creyendo que encontraré un oasis

después de tanto tiempo.

No hay lugares más desiertos

que mi propia esperanza.


Satori 2011

4 comentarios:

hellawaits dijo...

Me encanta esta Satori, ains...

Juan G. Marrero dijo...

Hermosas metáforas...¡ains.....!
¡¡Plaf, plaf, plaf....!!

karnak dijo...

Hasta a mí me ha puesto los pelos de punta...

Mensy dijo...

Buenísima Rafa………….Tus poemas son un oasis para los sentidos.