lunes, 24 de agosto de 2009

Crónica de una despedida anunciada



De izquierda a derecha: Ángel, Juan, Cerpa, Raúl, Claudio y Modesto.
Fotógrafa: Vanessa


"Algo se muere en el alma
cuando un amigo se va"


¡¡ Que no, que no !!. Que Juan no se ha dejado barba ni toca el acordeón ni vive en un barca anclado en tierra, ni está agonizando en "Verano Azul".

Juan Boro se nos marcha a Lanzarote por un tiempo que esperamos no sea indefinido. Esa luz que ilumina y llena de conocimientos nuestro cuerpo y mente, marcha raudo y veloz a tierras conejeras. Juan nos recetó cervezas, refrescos y whiskies para combatir el bochorno del mediodía; nos curó del calor y diagnóstico, después de varias pruebas: sobredosis de conocimientos, risas y gratas compañías. Por primera vez, se nos unió Cerpa. Nos dibujó un cuadro costumbrista de seis canarios borrachos en el interior del Yuren´s y más tarde en la terraza de sombrillas verdes y brisas reparadoras de una calle céntrica de Arucas.



Conspiramos contra la llegada del hombre a la luna. Por lo visto, Kubrick dirigió la película más vista de la historia rodaba en algún desierto incierto de nuestro planeta. La huella más vista de la historia se pisó en un plató y la bandera está guardada en algún rincón de un almacén del ejército americano. Lo que si es cierto es que mantuvo a la humanidad con los ojos tan abiertos como su personaje de "La naranja mecánica".
¿Será Juan Boro, una conspiración? Fue una pregunta sin respuesta y que quedó en el aire. Pudo ser enviado por algún filósofo ateo para derruir la iglesia de Arucas o derrocar de su puesto a D. Santiago. Quién sabe, ahí queda la incógnita que luego desvelará Iker Jiménez en su programa.
El boxeo fue un nuevo tema en la agenda del día. La velada tuvo lugar en Kinshasa y revivimos el combate del Mohamed Ali contra George Foreman. En un rincón del Ring estaban los dos púgiles y en el otro, los hedonistas mareados de espuma cervecera o la cafeína de la Coca-Cola.
Incluso, una bella guiri de piernas morenas y cuerpo de escándalo desfiló ante los ojos de algún hedonista que se perdió por sus nórdicas y sinuosas curvas. ¡Qué belleza!

Por supuesto, se habló de libros. Claudio sufrió en su propia sangre la tortura de quién insulta a uno de nuestros dioses: Murakami. Lo señalamos con un dedo acusador, nos abalanzamos sobre él y por poco lo troceamos y nos lo comemos entre las croquetas y las papas de un plato sabroso que llenó nuestros estómagos hambrientos del mediodía.
Sobre las seis, salimos a la terraza del bar donde el fresquito nos alivió del calor reinante en el interior del bar. Cerpa y Claudio hablaron sobre los profesores que les tocaron en el instituto y nos reímos de los defectos de algunos de ellos. También se habló de kárate y de algunos escritores como Franz Kafka, Gabo o Albert Camus.


Recomendamos a Cerpa la tienda de libros de segunda mano "El desván del Leprechaun" sita en Las Palmas. Estaba como loco porque quería conseguir como fuese el casco de Darth Vader. Se habla incluso que, desde las ocho de la mañana, estaba esperando ansioso la apertura del local para obtener tan preciado tesoro. Incluso se compró, a juego, la espada láser. Ahora mismo debe estar buscando a Skywalker por las calles de Arucas matando a diestro y siniestro.

Y ahora, observen esta foto. El club de minusválidos de Arucas y sus monitores nos hizo una visita justo a la hora de marcharnos. Es increíble el parecido de algunos de los hedonistas con los miembros de dicho club.

Al ver la foto, las risas de escuchaban por toda la calle; incluso nos dolía la mandíbula de tanto reirnos. Fue el colofón a una tarde fantástica de despedidas. A partir de ahora, un Juan Boro virtual viajará a través del hilo telefónico y sentiremos su presencia en el blog o por correo electrónico.

Espero y deseo que te vaya todo super bien en Tahiche y que lo mismo que a nosotros nos abres los ojos ante la vida, la mente y el cuerpo humano, lo hagas igual con los conejeros, aconsejando tus libros de Punset, Onfray y demás....

FIN

Me dejo muchos temas en el teclado del ordenador, pero parte de mi memoria aún está borracha de tanta jarra cervecera. Espero que alguno de los presentes a la reunión puedan exponer temas olvidados por un servidor.


3 comentarios:

Mensy dijo...

Siento no haber estado por ahí.....al final el sábado me lié y no pude ir.........Me alegro que lo hayáis pasado tan bien...Saludos para todos y suerte para Juan.

Juan G. Marrero dijo...

¡¡MUCHAS, MUCHAS GRACIAS MODE...!!

...Aterrizando en la sombra
me he encontrado con otros buscadores
con los que he conspirado
para alcanzar el hedonismo
siempre escondido en mis neuronas,
que no paran de encontrar
tesoros en las páginas de los libros.

Karnak dijo...

La verdad que fue una tarde muy divertida. Cerpa es un gran conversador y la foto de las sillas el cúlmen de todo. Una despedida a la altura del maestro hedonista.