domingo, 23 de agosto de 2009

En busca de Spinoza

Los últimos libros que solicité a la Biblioteca de Arucas (siempre me lo han concedido todos), han sido “El error de Descartes” (abril 2001),este lo había hojeado en internet y luego fue aconsejado por una amiga, como se demoraba en llegar lo compré en su edición de bolsillo . Estaba sumergido en sus primeras páginas cuando me llamaron desde la biblioteca, uno de sus siempre agradables trabajadores para avisarme de que habían llegado este libro más otro del mismo autor, Antonio Damasio, “En busca de Spinoza” (octubre 2005, Ed. Drakontos). El advenimiento del viaje a la isla de los volcanes me hizo decantar por el segundo.

Es un libro denso, profundo pero muy interesante, MUY RECOMENDABLE…Hay que leerlo despacio, tranquilamente y sin complejos… Voy a intentar comprarlo en su edición de bolsillo (si es que sale) para subrayarlo y volver a leerlo detenidamente.



<<…Más importante todavía, sin embargo, fue la historia reciente de los judíos sefardíes obligaran a Spinoza a enfrentarse a la extraña combinación de decisiones religiosas y políticas que había mantenido la coherencia de su pueblo a lo largo de los siglos. Creo que la confrontación condujo a Spinoza a tomar partido en cuanto a dicha historia. El resultado fue la formulación de una ambiciosa concepción de la naturaleza humana que pudiera trascender los problemas a los que se enfrentaba el pueblo judío y ser aplicable a la humanidad en su conjunto…

…Se necesitaba el ambiente único de la Edad de Oro holandesa para transformar los conflictos confinados de un pueblo penalizado en la exuberancia creativa de un ser humano genial.

Spinoza nació en una comunidad de exiliado, y a los 24 años de edad se había convertido en exiliado de esa misma comunidad (1656). Se encaminaba a un aislamiento físico y social todavía mayor, trascendido únicamente por el carácter universal de su obra…>>


Homeostasis y gestión de la vida social.


<<La vida humana es regulada primero por los dispositivos naturales y automáticos de la homeostasis: equilibrio metabólico, apetitos, emociones, etc. Esta disposición ha tenido mucho éxito y garantiza algo bastante sorprendente: que a todos los seres vivos se les da el mismo acceso a soluciones automáticas para gestionar los problemas básicos de la vida, proporcionadas en su complejidad y a la complejidad de su nicho en el ambiente. La regulación de nuestra vida adulta, sin embargo, debe ir más allá de estas soluciones automáticas porque nuestro ambiente es física y socialmente tan complejo que surgen conflictos con facilidad debido a la competencia por recursos necesarios para la supervivencia y el bienestar…>>


<<…Así hay que considerar el desarrollo inexperto, a lo largo del siglo XX, de entidades de coordinación social del alcance mundial, como la OMS, la UNESCO y las criticadas Naciones Unidas. Todas estas instituciones pueden considerarse como parte integral de la tendencia a promover la homeostasis a gran escala. Sin embargo, aunque a menudo consigan buenos resultados padecen muchas carencias y su política suele estar modelada por concepciones deficientes de la humanidad que no han tenido en cuenta los descubrimientos científicos que se van produciendo…>>


Cuerpo y mente

<<…Sin embargo, es importante señalar que conciencia y mente no son sinónimos….No obstante, conciencia y mente consciente son sinónimos…>>


<<…No sugiero que intentemos gestionar los asuntos sociales con la misma eficacia con la que nuestro cerebro mantiene los aspectos básicos de la vida. Probablemente no pueda hacerse. Nuestros objetivos debieran ser más realistas. Además, los repetidos fracasos de los intentos pasados y presentes en este sentido nos hacen justificadamente propensos al cinismo. En realidad, la tentación de echarse atrás ante cualquier esfuerzo concertado para gestionar los asuntos humanos y para anunciar el fin del futuro es una actitud comprensible. Pero nada puede garantizar con más seguridad la derrota que retirarse a una autopreservación aislada. Por mucho que pueda sonar ingenuo y utópico, especialmente después de leer el periódico de la mañana o de ver las noticias de la noche, simplemente no hay alternativa a creer que podemos hacer algo importante…

…No hay duda de que el fracaso de experimentos pasados de ingeniería social se debe al menos en parte, a la propia locura de los planes o a la corrupción de su ejecución. Pero el fracaso también pudo deberse a las falsas ideas de la mente humana en que se basaron dichos intentos. Entre otras consecuencias negativas, las falsas ideas originaron una demanda de sacrificios humanos que la mayoría de las personas encuentra difícil o imposible de conseguir; en un desprecio ignorante por los aspectos de la regulación biológica que ahora se están haciendo científicamente transparentes y que Spinoza intuyó en el “conatus”; y en una ceguera hacia el lado oscuro de las emociones sociales que encuentra su expresión en el tribalismo, el racismo, la tiranía y el fanatismo religioso. Pero esto es el pasado. Ahora estamos advertidos, y tenemos derecho a un nuevo comienzo…>>

1 comentario:

Karnak dijo...

un hombre adelantado a su tiempo.