lunes, 3 de agosto de 2009

MI CUADERNO DE BITACORAS

¡ Siempre soñé con ser el héroe del partido! Los que amamos el baloncesto siempre soñábamos, cuando jugábamos, en meter la última canasta faltando 3 segundos para terminar el partido. Lo mejor de todo es que imaginábamos hasta como lo retransmitiría el periodista televisivo de turno:
¡ Quedan 3 segundos! ¡ Antonio Santana lleva la bola! ¡ Dribla, se escapa de uno, de dos , de tres defensores, se levanta, tira y..... y .....!! ¡¡ Canasta ...... Canasta ..... Canasta .....¡¡ Ha ganado, ha ganado, ha ganado....!! El público coreando mi nombre, las tías buenas haciendose el pipi pepsi-cola por mí. Luego te despertaban de tu autoparoxismo fanático e onírico, el típico amigo diciendo: ¡ Pero tira ya tío....!¡ Estás mamao...!!! ¡ Joer qué brusquedad!! Todo eso en la estartalada cancha de la Goleta, donde pasé mis más tierna adolescencia y posiblemente mis mejores años como deportista... cuando uno siente que todo es posible... cuando te crees invencible... ni las balas ni los cuchillos podían con uno....
A mis 33 años, viviendo en Lanzarote y retomando mi aventura baloncestística que dejé aparcada unos años, vuelvo a soñar con el baloncesto... pero esta vez como entrenador o más bien, como educador. Mi curriculum baloncestístico es cuando menos bastante curioso...
¿ A que no adivinais donde fue mi primer partido federado de baloncesto con el C.B. GOLETA?
Fue contra los presos de Salto del Negro, o sea en la cárcel.( No es broma que cuando le dije a mi madre que iba a la cárcel.... a jugar a baloncesto casi le da un infarto) Con 16 años me medí a jugadores como " El Moco", "San Blas", " El Mano Güevi"... vamos la flor y nata del penal de Salto del Negro... ¡ Qué partidazo! Ganamos de 5... Fue el partido de baloncesto más surrealista que jugué y que posiblemente juegue en mi vida. Recuerdo que se jugó en el Modulo 5 de presos de poca condena, y por lo visto éramos el primer equipo que pisaba la prisión para competir deportivamente a algo... Sólo os puedo decir que no recuerdo haber tenido tanto público viéndome jugar... Todos los presos del Módulo alrededor de la cancha aplaudiéndonos con todo el pitorreo del mundo cuando nos ven entrar al patio al grito de: ¡¡ Ahí viene el JOVENTUT!!! ( Vestíamos de verde y negro como el equipo catalán, el Joventut) . Lo mejor fue el calentamiento, con unos negros afeitándose la cabeza a tres metros detrás de donde calentábamos. Un balón cayó en esa zona, ni decir tiene que nadie fue a buscarlo ( eso sí lo devolvieron). Bueno todo normal hasta que a nuestro jugador con más talento del equipo, Manolo Roque, no se le ocurre otra cosa que machacar el aro... Hizo un señor mate y acto seguido silencio sepulcral en aquel módulo al más puro estilo de Cadena Perpetua cuando Tim Robbins se cuela en el despacho del director y pone un disco de ópera con una cantante italiana... ( Una escena sublime por cierto). Pues más o menos igual pasó pero con el mate del compañero ... Pero bueno para no cansaros solo os contaré dos anécdotas de las muchas más que sucedieron en ese partido:
Cuando el base ( jugador que sube el balón a la otra pista y organiza el juego del equipo) del Salto del Negro marca jugada diciendo " me cago en mi puta madre" ( todo esto con puño en alto a lo CHE GUEVARA) y yo a todo esto, defendiéndolo... Casi me cago encima, lo juro.
Y lo más de lo más, fue cuando ganábamos de 20 y faltando unos 8 minutos para acabar el partido, de repente como en las películas, se para el partido y todos los presos al unísono empiezan a gritar: ¡ Moco! ¡Moco! ¡ Moco ! ¡ Moco! Y de repente se abren las columnas de presos que bordeaban la pista de juego y aparece un tío esmirriaooo, flaco de cojones, casi famélico con un piercing en la nariz... Era el Moco... De repente, me planteo : ¡ Vaya mierda de tío, tanto Moco y aperece este jacoso!!! La madre que lo parió, las metía todas de todas las posiciones posibles... Casi nos gana el solito... Menos mal que lo habían castigado y le dejaron solo jugar al final.... Todavía lo cuento y reconozco que parece un chiste malo, pero os aseguro que todo eso pasó...
Bueno chicos, me incorporo al blog para hablaros de baloncesto, desde mi cuaderno de bitácoras, donde hablaré siempre de baloncesto en general y de otras cosas si me lo permitís. Bueno chicos espero que les guste y espero que se aficionen al deporte de la canasta con mis humildes aportaciones.... Un abrazo

5 comentarios:

Juan G. Marrero dijo...

¡Muy bueno Antonio...!
El baloncesto siempre va acompañado de emociones...pero lo de la cárcel es surrealista...Chapó por el Moco, y por USTEDES que hay que tenerlos grandes para aceptar un partido entre rejas....

Raúl M.V. dijo...

:-) Nunca me canso de escuchar esta anécdota del amigo Antonio... y la de veces que la he escuchado-como la de Roberto y la tarjeta roja en clase, o la del Turula y las constantes subidas de los valores de los elementos químicos o la de... (Atonio es un gran contador de anécdotas)-Es como una de esas historias de Gila o de Faemino y Cansado, que la escuchas cien veces y sigues riéndote como la primera. Enhorabuena, amigo. Esperamos seguir leyéndote.

Karnak dijo...

Espero con ganas la próxima entrega del cuaderno de anecdotas.

Mode dijo...

Me ha encantado tu experiencia en el penal. Espero, al igual que los demás, que abras ese cuaderno lleno de experiencias memorables. Sea baloncesto, sea cualquier cosa...
Me alegro que hayas hecho tu primera entrada en el blog.. una de muchas. Saludos.

Satori dijo...

Me ha gustado mucho la historia, te estaba imaginando contandolo amigo Antonio y me entraba entrando la risa floja...Sigue con más cosas por favor.