sábado, 7 de noviembre de 2009

LUISA SIGEA


El sábado siete de noviembre temprano por la mañana (he tenido que llevar a mi hijo a las siete a Arrecife para que tomara el barco a los 8,30 para jugar en Fuerteventura) hablaban en Radio 3 de esta autora que murió a los 38 años pero que tuvo tiempo de aprender a hablar francés, español e italiano y dominar el latín, el griego, el hebreo y el caldeo o siriaco, y estaba muy versada en Filosofía, Poesía e Historia.

http://es.wikipedia.org/wiki/Luisa_Sigea

Ahora comprendo a la gente que tiene faltas de ortografía leyendo a esta cultísima mujer.

Canción de la señora Luisa Sigea de Velasco, declarando:

http://www.poemasde.net/cancion-de-la-senora-luisa-sigea-luisa-sigea

“Pasados tengo hasta aora
muchos meses y largos
tras un desseo
en vano sostenido
que tanto oy dia mejora
quanto los más amrgos
y más deseperados e tenido…

…así que en fantasias
se me passan los meses y los dias,
en fantasias y cuentos
la vida se me pasa;
los dias se me van con lo primero,
las noches en tormentos,
que el alma se tra
spassa
hechando quenta a un quento verdadero
queal es desde que espero
el fin de mi desseo…”



2 comentarios:

Mensy dijo...

Lo de esta señora es comprensible y perdonable, por el siglo en que vivió y por el castellano que había en esa época………….lo que no es tan perdonable es que personas como yo, que nací hace unos pocos años sigan teniendo faltas de ortografía…uff…Aunque intento corregirlo día a día .De todas formas a mi nunca se me ocurriría decir que soy una persona culta, jajaja….

Karnak dijo...

Yo no creo que la mujer no supiera escribir, he mirado cosas suyas por internet y parece que escribia en latin, y también hay algunos poemas suyos traducidos del portugues. Yo pienso que las faltas de ortografía se deben más al transcriptor que a la poetisa. Y Mensy, una persona culta no es la que escribe sin faltas de ortografía, es la que es capaz de mantener una conversación interesante sin decir chorradas, capaz de pensar, analizar y criticar la sociedad en la que vive, de ver más allá de lo que nos hacen mirar, sentir la realidad y soñar la fantasía. Y creo que esto lo has demosatrado sobradamente.