jueves, 5 de noviembre de 2009

Tiempo

Tiempo

Ahora me doy cuenta, en este instante parece que se detuvo el tiempo… Tiempo que no existe, ¿existiría el tiempo si no hubiese relojes…? tiempo, tiempo, tiempo.
Yo ahora no necesito tiempo, y si pienso en este momento, si busco con calma dentro de mí, no hay ningún problema, no necesito nada, no deseo nada, solo seguir existiendo por ahora.
¿Cuánto tiempo he vivido?, ¿cuánto viviré?, ¿quién lo mide?, ¿va en función de lo que disfrutes viviendo?.
Me niego a ser su esclavo, me niego a vivir artificialmente… ¿Qué haríamos sin el sol y sin las estrellas para guiar nuestros ciclos naturales, nuestros biorritmos?, ¿acaso el reloj regula esto?.
Los pájaros dejan de piar y dejan de cantar cuando oscurece. Son sabios por que se dejan guiar por lo natural, no fuerzan el cuerpo, dejan que todo fluya con serenidad, sin prisas, sin condicionamientos.
¿Por qué nosotros queremos arañar más tiempo al “tiempo” con la luz artificial?, con nuestras bombillas encendidas durante toda la oscuridad de la noche, con nuestros televisores, nuestros ordenadores, nuestros teléfonos móviles… ¿viviremos más así?.
Nuestra esperanza de vida hoy día es enorme, pero casi prefiero la calidad antes que la cantidad, porque vivimos estresados y pendientes de cosas que no nos dan felicidad, si acaso nos hacen la vida más ¿fácil?, y de paso crean otros pequeños problemas que yo creo que son como los “daños colaterales” de las malditas guerras.
Estoy aprendiendo a vivir sin tiempo, casi lo logro muchas veces, estoy en ello, me cuesta porque ¿soy raro?.
¿Quién marca mí tiempo? ¿Quién da cuerda al reloj de mi vida, y con qué fin?
Tiempo, tiempo, tiempo… ¡Que estúpida e inútil palabra!

Satori

5 comentarios:

Juan G. Marrero dijo...

¡Hombre Satori..!
¡¡Cuanto TIEMPO, TIEMPO, TIEMPO sin aparecer por aqui...!!

Raúl M.V. dijo...

Cuenta conmigo para hostiar y robarle el reloj al Conejo Blanco que persigue Alicia.

Karnak dijo...

Cuanto echaba de menos los escritos de nuestro poeta particular.

Crossroads dijo...

Sí señor!, no entiendo la enfermiza obsesión del ser humano por controlar todo. Dejemos estar y ser (Let it be dirían The Beatles) y a vivir... Un abrazo amigo.

Satori dijo...

Ya ves Juan, Juan, Juan...

Raul, no me va el sadomasoquismo, pero me gustaría conocer a esa Alicia albina...jijijiji.

Karnak, joder, creía que solo me echaba de menos mi perro... ¿será que el animalito no me conoce bien?.

Crossroads, menos mal que siempre me entiendes, y con pocas palabras...¿estaremos majaras?.