miércoles, 27 de julio de 2011

El pibe que arruinaba las fotos. Hernán Casciari

Con mi amigo Enoc, al que más de una vez he mentado en algún artículo, mantengo una estrecha relación literaria-cinéfila desde hace muchos años, tantos como cuatro lustros de amistad. Siempre nos tenemos presente y no dudamos en hacernos una llamadita, enviarnos un sms o un email, como es este caso, con cualquier hallazgo que tengamos allá donde estemos: delante de un libro, de alguna película o de algún “icono” privado. Hace unos días recibí este mail (que reproduzco fielmente) con la recomendación de esta novela del argentino Hernán Casciari, al que yo conocía por su blog de El País -referente de los serieadictos-, y que también aprovecho para recomendar la revista de la que es editior, ORSAI
Este fin de semana me paso a comprar esta novela porque desde hace años de Enoc, me fío.

http://orsai.es/


Hace un par de años me llamó la atención este libro (El pibe que arruinaba las fotos) cuando salió. El sábado antes de pasar por vuestra casa lo encontré a 5,72€ (el precio original ronda los quince) en el corte siete palmas y, aprovechando la gran rebaja lo cogí. Entre ayer y hoy me lo he zampado, aunque pone novela yo no lo calificaría como tal, y te encuentras perlas como:
"Chichita siempre daba la impresión de ser la que más sufría por mi culpa. Pero si mirabas bien, te dabas cuenta enseguida de que Roberto también estaba asustado. No eran solo las morisquetas, ni la obesidad incipiente. También le preocupaba que leyera tanto.
una mañana me lo puso bien claro:
-O tomas la comunión o vas a rugby- me dijo-...
Para la comunión había que hacer un curso los sábados a las diez de la mañana. Para ir a rugby también. Las dos cosas eran con pantalón corto y no había que usar el cerebro, por eso me costó decidir.
Elegí ser rugbier. Me llevaba mi padre de la mano, no por cariño sino por temos a que me escapara corriendo. El profesor de rugby era amigo de Roberto, porque mi padre era amigo de toda la gente que transpiraba por placer (...)"

o

"Parpadeé cuatro veces. En aquella época se me había dado por insultar a la gente en clave morse, para que nadie se diera cuenta. Era un invento mío: tres parpadeos cortos era "la puta" y uno largo " que te recontra mil parió"

... Y esto solo al princípio del libro. Me lo he pasado muy muy bien leyéndolo, no es Joyce, pero ¡Qué buen rato por 5,72€!!!!!!!!!!

5 comentarios:

Juan G. Marrero dijo...

¿Quién lo acabó...tú o Enoc...?
Para que me lo dejes si lo terminas pronto...

Modesto González dijo...

Por 5 euros merece la pena, seguro, porque esas recomendaciones valen su peso en oro. Lo bajé en e-book, veremos si lo leo en este formato o me lo termino comprando, pero parece muy interesante la historia.
Cada vez que Raúl me ha recomendado un escritor (García Márquez, uff) u otros, sólo puedo dar las gracias, pues hace unos pocos años descubrí otro mundo aparte de la épica y el suspense.
Ahora estoy que "lo flipo" con Haruki y su mundo despiadado. Tremenda y enrevesada imaginación la del japonés.

Raúl M.V. dijo...

La recomendación es de Enoc, él ha leído la novela y me envío el email que copié y pegué. Como dije, este fin de semana me paso a por él y ya les daré mi impresión. Juan, te tengo en cuenta para dejártelo.

Satori dijo...

Tiene buena pinta... Solo el cachito ese que has puesto ya me deja buen sabor de boca.

Raúl M.V. dijo...

Estoy leyendo este libro en estos días. Es imposible ponerle etiquetas porque es un totum revolutum de recuerdos, pensamientos surrealistas, ocurrencias desternillantes, anécdotas infantiles para partirse de risa...y muy bien contado, con acentillo porteño.