martes, 20 de septiembre de 2011

Super 8


Acabo de llegar del cine de ver la película: Súper 8, de la que es productor en gran Steven Spielberg.


Vaya mierda de película, con un guión predecible y ramplón. Unos efectos especiales que solo se basaban en destellos y ruidos y nada más.

La escena principal de la historia, cuando descarrila el tren es pa mear y no echar gota. El accidente estuvo un buen rato dale que te pego, con más vagones que tos los de la Renfe juntos, aquello no paraba de chocar unos con otros. Escena excesivamente larga, (me dio tiempo de hacer la lista de la compra entre tanto), y al final para no saber que pasó exactamente.

Eso sí, los cinco chicos protagonistas de la película, corrían por todos lados, en cualquier dirección, pero nada de aquello que caía del aire, que explotaba, y que dejaba metralla en todas direcciones, a ninguno de ellos le produjo nada, excepto algunas manchas…

Y otra cosa que se me olvidaba; el coche de la chica, una de las protagonistas, estaba aparcado al lado del andén. Qué daría yo por tener un coche como ese, pa mi cuenta que era blindado, ni un puto rasguño. Así da gusto, lo dejas en la calle y no hay dios que te lo pueda rallar ni con un martillo electro neumático.

Y claro, como no iba a ser de otra forma, cuando los protagonistas quisieron salir de aquel escenario dantesco, se metieron en el coche, que milagrosamente no tenía ningún obstáculo que le impidiera moverse y salir de allí cagando leches… (eso es dejarlo bien aparcao y lo demás son tonterías).

Claro, que la cámara que quedó grabando en el piso del andén, (que da título a la película, por llamarla de alguna forma), que dicho sea de paso; explotó al chocar un vagón contra el minúsculo edificio, (el andén, claro), la cámara en cuestión quedó grabando como si tal cosa en un suelo impoluto, (aquello sí que era madera de la wena).

A la cámara de video esta, solo se le salió el aro de la lente, y esta se le ralló un poco, (como mi cabeza), al ver que las cámara de ahora son más blandengues que el corcho… ¡Aquella, aquella de la peli sí que era una cámara con un par! ¡A prueba de ostias!

Y otra de las escenas de los chicos que se cuelan en el pueblo, como si tal cosa, y eso que estaba el ejercito custodiando el barrio. Parece que los cojió a la hora del bocata, y claro, uno afloja en esos momentos la atención.

Otras escenas que me parecen tontas, cuando los chicos graban al lado del desastre del tren, que era lo más de lo más de peligroso… y nadie les da ni las buenas horas. Estos chiquillos grababan al laíto mismo de los soldados, pero parece ser que los tipos estaban por lo que estaban y no pa chiquilladas.

Y qué decir del “aliens”, que se come a to quisqui, menos a los protagonistas. Y qué decir de la escena final, cuando el aliens empieza a construir su nave para marcharse, y todos los objetos metálicos son atraídos por lo que empezaba a fabricarse que era su propia nave pa salir de la película... ¡ ah no, joder, que de donde quería escapar era del planeta tierra!, y era como un imán gigantesco… Atraía todo lo que había en las tiendas, coches, electrodomésticos, ¡todo!... hasta las armas de los soldados de esta escena final en medio de la calle del pueblo.

Bueno, todas las armas no las atraía. Se ve que solo atrajo unas cuantas, porque en la escena, muchos de los soldados conservaban sus armas sin hacer esfuerzo alguno… se ve que algunas de ellas eran de plástico… creo.

Y claro, todo lo metálico se iba apiñando en torno a la recién formada nave del aliens. Hasta coches, como dije antes… pero… ¡Milagro! El padre de uno de los protagonistas llega con un coche del ejercito que era mitad lona, mitad metal, lo para, le echa el freno de mano, le pone hasta la alarma (bip, bip, biiiiip) y no pasa na… se ve también que la lona ha de ser aislante pa los casos de imanes descomunalmente fuertes.

Total, que es una historia que intenta ahondar en los sentimientos sin conseguirlo, con tintes de patriotismo, con poquísima fuerza argumental, y que solo ha conseguido calentarme el culo en la butaca.

3 comentarios:

Juan G. Marrero dijo...

Pero que es ¿una comedia...? jejeje

hellawaits dijo...

no magister, se ve que es una tragedia, el ir al cine y tragarte semejante...en fin...cada vez esta mas claro que este tipo de películas de tanto efecto especial mal usado solo sirven para creer que estos productores y directores te tratan como a un gilipollas...ciencia-ficción si, pero con credibilidad por favor, que dentro de lo fantástico se puede ser creible.
Ya Claudio me habia contado la escena del tren y los vagones...y bueno, me callo ya.
saludos a todos.

karnak dijo...

Quitando la escena de los vagones, que a mí también me tocó las meningues, el resto me gusto mucho mucho.