martes, 20 de septiembre de 2011

Tarot













Llevaba tiempo con aquella historia y no encontraba salida racional. Recordó a su amigo que echaba las cartas y se fue a su casa.
Su colega como siempre realizó el ritual. Pañuelo negro, baraja dentro. Colocaba el pañuelo sobre la mesa y encima las cartas del tarot. Los dos solos, en silencio.
Aquella ves utilizó “El oráculo del amor” ya que su amigo le dijo que llevaba cuatro meses metido en un historia de enamoramiento a la cual no le veía salida. Le entregó las cartas, vamos, baraja, concéntrate en el problema que tienes y corta. Realizada esta acción su amigo fue cogiendo una a una las cartas que quedaban por arriba. La primera la colocó a la izquierda. La segunda arriba. La tercera a la derecha. Y la cuarta abajo. En forma de cruz.
1º “De eso se trata”: Ahí le salió LOS ENAMORADOS, VI
2º “Me mueve interiormente”: Rey de oros
3º “Ella contigo”: VI de espadas
4º “Consejo del oráculo”: EL SOL, XIX
.-¿Bueno o malo?
En esto todo es relativo. Lo que ahora puede ser bueno a la larga se te complica. Yo solo te voy a leer las cartas que han salido.
.-La primera coincide con los que estás preguntando. Hay dos enamorados. Aquí se han encontrado dos personas que han nacido la una para la otra. Es necesario tirar por la borda todo tipo de prejuicios o reservas.
.-La segunda. Rey de oros. Tú deseas iniciar una relación comprometida y duradera. O quizás te sientas muy atraído por una persona.
.-La tercera. Esa persona se irá acercando lenta y algo dubitativa, aunque con certeza hacia ti.
.-La cuarta. Muestra tu lado más cálido, generoso y comprensivo. Mima a esa persona y ábrele los ojos a la belleza de la vida.
¿Qué tal…?
.-¡Me he quedado pasmado…! Todo ocurre así, pero claro, ella es la que está DUBITATIVA…
Bueno, las cartas han hablado, pero el destino tiene muchos cruces querido amigo…

3 comentarios:

karnak dijo...

Yo se leer el futuro en los posos de la cerveza. A partir de la quinta copa, voy afinando los augurios.

Viky dijo...

Mañanalas cartas pueden cambiar...

ojos de lluvia dijo...

y yo pregunto a las cartas ¿realmente vale la pena luchar por una persona que no deja de dudar?¿es eso lo que nos merecemos? particularmente prefiero a alguien con más seguridad porque las inseguridades suelen arrastrar a terrenos pantanosos.Eso de estar que si que no continuamente termina cansando y lo digo con conocimiento de causa