domingo, 28 de junio de 2009

Fin


Ayer sábado 27 de junio logré acabar la 3ª parte de MILLENNIUM. Es la primera vez que leo un libro por Internet. Steig Larsson te atrapa de tal manera que mis ojos lloraban a veces de alegría y otras de dolor por tener la mirada fija en la pantalla.
Estos días de junio se han aglomerado momentos cargados de mucha emoción. La llegada del verano, la ebullición de al gente con la fiesta del solsticio de verano (robada con otro nombre por la religión), fin de curso de mi hijo y los problemas con una profesora “alejada de la realidad”, la despedida de mis alumnas que siempre arrancan un pedazo de tu piel, los regalos de dos de ellas que te sirven como bálsamo para anestesiarte durante esta tempestad de sentimientos, la despedida de tus compañeros profesores (muchos de ellos amigos) porque el próximo curso muchos de nosotros quizás estemos desplazados en otros institutos, en otra selva humana.

En medio de toda esta tormenta, no dejo de pensar en la ausencia de mis padres, en sus pisadas borradas por los pasillos de su casa, en sus voces apagadas, en sus últimos instantes…

Pero la vida es como un río en el que fluye el agua, en la cual no te bañas dos veces, y tienes que remar para que no te arrastre la corriente hacia posibles cataratas peligrosas, y para esta aventura que nos ha tocado vivir hay que estar siempre atentos, a veces muy felices, otras arrastrando los pies, leyendo, escribiendo, otras bebiendo unas cañas de cervezas…

Como dice mi hijo que viene hoy domingo desde Lanzarote :” Este verano, básquet, ordenador y playita…”

2 comentarios:

Mode dijo...

Después de decir que bajaste el libro desde Groups Live, me pregunté como ibas a leerlo. Increíble y meritorio leer el libro a través del ordenador. Claro, a veces algo nos atrapa tanto que no podemos esperar. Eres el primero que conoce el final de Millenium.
El fin de las clases para un profesor debe ser parecido que para un alumno. Según las circunstancias y el deseo. Las ganas de un profesor de enseñar a veces no coincide con las de las alumno por aprender. Siempre que haya intenciones por el alumnado.
Y bañarte dos veces, está claro que es imposible. De todas formas, siempre he pensado que el pasado es nostálgico porque sólo se ha vivido una vez. Dos veces sería aburrido. O no.

Karnak dijo...

Anda que leerse el libro en la pantalla del ordenador tiene mérito. Yo también lo terminé el domingo, ya intercambiaremos impresiones en la próxima tertulia.