miércoles, 25 de mayo de 2011

INFOXICACIÓN



El 14 de mayo hablé sobre un artículo , la INFOXICACIÓN que me pareció muy interesante y que no ha tenido repercusión en el blog. Una compañera del instituto me dijo que le encantó y a otra que estaba interesada se lo imprimí y le gustó mucho. Días antes habíamos estado en la sala de profesores hablando sobre el tema, como decía esta segunda compañera: Me sobrepasa tanta tecnología, tanta información…
Aquí va un resumen del artículo.
--------------------------------------------------------------------------
Atentos a todo... y a nada
SERGIO FANJUL 12/05/2011
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Atentos/todo/nada/elpepusoc/20110512elpepusoc_3/Tes


Recuerden cuando el mundo era (un poco) más tranquilo. Solo había un par de canales de televisión. Las cartas postales cuidadosamente manuscritas tardaban días o semanas en ir de una mano a otra. Los periódicos contaban lo que había pasado ayer. Y a los amigos los veíamos de tarde en tarde alrededor de la mesa de algún bar. Ahora, en cambio, vivimos en mitad de una avalancha. El acelerón de la tecnología ha provocado que la información nos bombardeé a discreción, sin piedad y en todas direcciones, y que el contacto con el prójimo se haga constante e instantáneo gracias al teléfono móvil, el e-mail y las redes sociales. Si antes mirábamos el mundo a través de la ventana, ahora miles de ventanas que se abren simultáneas y meten el mundo en nuestro ordenador. Esta nueva forma de existencia, hiperconectada e instantánea, tiene sus ventajas, claro está, pero también sus desventajas. El estrés, la ansiedad informativa, la confusión, la superficialidad o la falta de atención son algunos de ellos.
"Infoxicación" lo llama el físico Alfons Cornellá, fundador de la consultora sobre nuevas tendencias Infonomía, un neologismo que mezcla la información y la intoxicación. Se produce cuando la información recibida es mucho mayor que la que somos capaces de procesar, con consecuencias negativas.
"En el momento en que aun no has acabado de digerir algo, ya te está llegando otra cosa", dice Cornellá, "la entrada constante de información, en un mundo always on (siempre encendido), te lleva a no tratar ninguna información en profundidad. Cuando la información es demasiada todo es lectura interruptus. El fenómeno se desboca cuando todos pasamos a ser productores de información, y cuando los instrumentos para producirla son mejores que los instrumentos para organizarla y buscarla. Todos sabemos usar un procesador de texto, pero pocos saben buscar información de calidad con criterio". En efecto, hoy día la actividad es frenética…
…Y eso sin contar lo que se cuela a través de redes sociales como Facebook y Twitter. Según la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC), el 37% de los españoles se conecta entre 10 y 30 horas semanales. El 9% lo hace más de sesenta horas. Cada vez pasamos más tiempo en este mundo de los unos y ceros y menos en el de la carne y los huesos: "Las horas dedicadas diariamente al uso de aparatos electrónicos prácticamente se ha duplicado desde 1987, mientas que la interacción cara a cara caía desde unas seis horas a poco más de dos", según explica José Antonio Redondo en su libro sobre redes sociales Socialnets (Península).
Y todo esto cansa a la mente. El psicólogo David Lewis creó el concepto de Síndrome de Fatiga Informativa, en su informe Dying for information? (¿Muriendo por la información?) elaborado para la agencia Reuters. Se da en personas que tienen que lidiar con toneladas de información procedente de libros, periódicos, faxes, correos electrónicos, etcétera, y que, según Lewis, provoca la parálisis de la capacidad analítica, ansiedad y dudas, y conduce a malas decisiones y conclusiones erróneas. Dos tercios de los 1.300 profesionales entrevistados por Reuters achacaron al estrés producido por manejar altos flujos de información daños en sus relaciones personales, baja satisfacción laboral y tensión con sus colegas. "El exceso es más perjudicial que provechoso", opina Jorge Franganillo, profesor de Información y Documentación de la Universidad de Barcelona.
"Durante siglos hemos asociado más información a más libertad. Sin embargo, hoy día, no por tener más donde elegir tenemos más libertad ni estamos más satisfechos. La información es imprescindible en la vida moderna, pero en exceso es asfixiante y resulta difícil de procesar. Al final, más es menos". Nos puede incluso hacer menos productivos, como observó el psicólogo británico Amir Khaki, de AK Consulting, estudiando el comportamiento de un grupo de ejecutivos: la consulta continua de la BlackBerry aumenta el estrés y reduce la productividad….

Superficialidad
La superficialidad es otra de las posibles consecuencias del maremagno actual, como señala el autor Nicholas Carr en su libro Superficiales. ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes? (Taurus), de reciente aparición.
Carr, licenciado en Literatura, advirtió que su capacidad de concentración en la lectura de textos largos era cada vez menor. La causa: su actividad multitarea, atento a la vez a la web, el Twitter, el teléfono, el Skype, el Facebook... "Internet nos incita a buscar lo breve y lo rápido y nos aleja de la posibilidad de concentrarnos en una sola cosa", declaró en una entrevista a Bárbara Celis en EL PAÍS. "La multitarea, instigada por el uso de Internet, nos aleja de formas de pensamiento que requieren reflexión y contemplación, nos convierte en seres más eficientes procesando información pero menos capaces para profundizar en esa información y al hacerlo no solo nos deshumanizan un poco sino que nos uniformizan". Por supuesto, Carr cerró sus perfiles en las redes sociales.

No todos son tan pesimistas. "Mi hijo juega mucho al Call of Duty (un frenético videojuego bélico). Puedo pensar que está perdiendo el tiempo, o incluso que está enganchado, o pensar que se está preparando para un nuevo mundo donde los estímulos serán mayores, y la información más cambiante. El mundo que viene probablemente sea más parecido a Call of Duty que a Guerra y paz", opina Xabier Carbonell, profesor de Psicología en la Universidad Ramón Llull. "No creo que sea un problema, sino cuestión de aprendizaje. Fíjate, mi madre me decía '¿cómo puedes estudiar con la radio puesta?'. Y compáralo con todo lo que hay ahora... La tecnología está produciendo un cambio cognitivo importante".


Aislarse en el ordenador
Cuando uno está trabajando en el ordenador y comienzan a saltar (a veces constantemente) los avisos de correos recibidos, de nuevos tuits o mensajes de Facebook es fácil perder la concentración y hasta la paciencia. ..

4 comentarios:

Mensy dijo...

No creo que antaño fuese un mundo, ni mejor ni peor, solo por mantenerte ignorante de lo que pasaba a tu alrededor ya que el fluido de información era menos denso que hoy en día……………,pero no se trata de tragártelo todo.
Es solo cuestión de organizarte y elegir lo que interesa a nivel personal, porque no a todos nos interesa lo mismo y que bueno que podamos elegir y eso si te hace ser libre…….porque influir en tu forma de pensar o sentir lo puede hacer tanto una persona con sus ideales o un periódico determinado o un bloc determinado, o una red determinada……..pero es uno quien decide.
Cada época ha tenido su evolución, no sé porque hay que mirar tanto hacia atrás como si aquello hubiese sido perfecto………….nunca habrá una perfección completa de lo que vivimos, simplemente hay que adaptarse y complementarlo según la personalidad individual……….

Juan G. Marrero dijo...

En ningún momento se dice que antes era mejor…Te habla de que ahora hay exceso de información. Cuando la postguerra española se pasó mucha hambre, gente delgada, muertes…Ahora el exceso produce obesidad, diabetes, etc. Está hablando de que no podemos atender todo, HAY QUE FILTRAR. Y esto lo dije hace tiempo a amigos míos porque yo apuntaba todo y me preguntaba ¿Se te está yendo la memoria…?
Yo respondía :¡NO, DEMASIADA INFORMACIÓN…!
¿Se es más libre con más información?
¡Cuidadín…!
Porque eso que llamamos información puede ser “basurilla”…

hellawaits dijo...

esta claro que hay que clasificar y elegir bien la información que nos llega, pero soy de la opinión que cuanta mas info mejor, aunque como bien deciamos aquel día juan de tanta que nos entra parece que dos años son mil. tambien esta claro que hay que relacionarse en carne y hueso conla gente en la calle, por supuesto, pero también encuentras gente muy interesante y que te puede aportar muchísimo en esto de las tan debatidas redes sociales y que por cuestiones de geografia no las encontrarás saliendo de la puerta de tu casa...pero bueno no se trata de decir si es bueno o malo, es tan solo de saber racionar en su justa medida todo este "follón" de noticias, información, medios y demás que se nos ha venido encima con el avance de las tecnologias y sabes usarlas en nuestro provecho y no dejar que nos controle ni nos subyugue.
saludos....

karnak dijo...

Cuando dices que se pasó mucha hambre en la posguerra, lo dices porque en la preguerra andaban todos gordos y bien cebados?