domingo, 4 de septiembre de 2011

Un extraño en mí

Vicente Lorenzo


Me siento como un pasajero en un cuerpo

que otro conduce, en un trayecto sin paradas,

como un polizón en mi propio barco,

y con la tempestad de la vida por delante.


La realidad me habla en una lengua que desconozco,

será un defecto de fábrica,

pues parece que para el resto

es su idioma materno.


Mi vida es un espejo que se ha roto

con solo mirarlo; estoy maldito

por las brujas de la miseria.

Veintitrés cristales clavados en mis hombros…


En ser un conjunto de sensaciones

que no acabo de sentir y que no he empezado

a comprender, consiste mi grandeza como ser humano.

¡qué gracioso debe ser el creador¡

4 comentarios:

Satori dijo...

¡¡¡¡Pero que buena!!! Que cosas te tenías calladas Vicente.

Juan G. Marrero dijo...

¡Están los hedonistas muy mestafísicos...!

Mensy dijo...

Tus poesías más que gustar, impresionan porque parecen piezas musicales…con un ritmo propio que va cambiando, dependiendo del tipo de sentimiento que quieras reflejar………..

Viky dijo...

Todos llevamos un extraño dentro y nuestra meta es ir conociéndolo…