lunes, 9 de agosto de 2010

34

El año pasado (ya hace un año;parece que lo escribí ayer por la mañana, pero hace 365 días, ¡joder!) publiqué una entrada en la que poco, más o menos, escribía cómo me sentía y lo que pensaba aquella mañana cumpleañera. Hoy, termina el acto 33 de esta tragicomedia (más comedia que drama, debido a cómo la concibo) que es mi vida.
Esta mañana me han felicitado amigos por teléfono, otros vía email, mensaje de móvil o comentarios en Facebook.
Un de esos amigos me regaló hace un par de días el libro “La tienda de los suicidas , del autor francés Jean Teulé; un libro inteligente, de ingenioso humor negro y apto para los que tienen el justo respeto por la muerte, y capaces de descojonarse de ella.

Aquí va un párrafo:

- ¡Alan…! ¿Cuántas veces tengo que repetírtelo? No se les dice “hasta luego” a los clientes que salen de la tienda. Se les dice “Adiós”, porque no van a venir nunca más ¿Lo entenderás algún día?.

Y éste otro:

- ¿Pagar a crédito?- pregunta el comerciante- ¿Aquí? ¿Está de broma? Ya puestos, podríamos dar una tarjeta de fidelidad.

Esta mañana me he levantado de la cama sin ganas a “hacer balance”, como dicen en los tests de las revistas. He comido, he bebido, he amado, he follado, he viajado, he leído, he aprendido, he conversado (laaaargamente), he reído, he sido feliz, a ratos… y eso me vale, y… Shh! Shhhh! Silencio, que ya empieza el acto 34.

4 comentarios:

Mensy dijo...

Felicidades Raúl, por tus 34.
Me estoy leyendo el libro que recomendaste del 23-F “anatomía de un instante”. Interesante………..

hellawaits dijo...

como siempre, un as de las letras, me encantan tus disertaciones....Felicidades "bro" así llegues a los 1000....salud y repúvlika....

Claudio Ramírez dijo...

Felicidades atrasadas, Raúl. Nunca recuerdo los cumpleaños de la gente, y el mío prefiero olvidarlo.

Satori dijo...

Amigo, sigue cumpliendo años para que nos podamos seguir riendo con tu forma de ver la vida, tus ocurrencias, te excelente sentido del humor, tus ironías, ese sarcasmo tan personal que impregna y envuelve los momentos… Eres un amasijo de risas…
Me gusta mucho verme metido en ese placentero vendaval que enriquece mi espíritu