lunes, 9 de agosto de 2010

Sábado 31 de julio


La noche del viernes había sido alterada por los ruidosos vecinos del ático de al lado que son de Lanzarote. Pero se cansaron, o se fueron a la una de la madrugada. Me desperté como en casi todo estos días muy temprano. Como mi amigo no se despertaba desayuné frutita. A las 11 nos fuimos a dar un paseo por el nuevo y hermoso parque cerca de la Plaza del Cristo. A las 13 me volvió a recoger mi amiga. Nos fuimos a comer a San Juan de la Rambla (norte de Tenerife) a una terraza con unas increíbles vista hacia el mar. Pulpos a la gallega, dos viejitas (¡¡¡pero carísimas....!!!), papas arrugadas y una botella de vino...De allí me fui a saludar a unas amigas de Tacoronte, de cuya casa todavía recuerdo el olor a potaje y a la bodega de su padre....Quedamos con una pareja (matrimonio) a las 21,30 en el Strasse. Fuimos todos muy puntuales, pero tuvimos que abandonar por la mala música y el excesivo volumen. Buscamos otro bar pero era muy difícil debido a los nuevos gustos...Al final nos sentamos por una calle paralela y allí estuvimos hablando muy agradablemente y bebiendo cerveza hasta las 12,30.

3 comentarios:

Raúl M.V. dijo...

Bienvenidas, nuevamnete, tus crónicas, Juan. Y no olvides, cuando te "veamos menos", que las necesitamos para saber "qué es de tí" y "en qué andas metido".

Modesto González dijo...

¡¡Menuda vida!! Pues sí, no olvides expresarte, Juan, con tus crónicas.

Satori dijo...

Por momentos me vi compartiendo lo mismo que tú, Juan.
A veces la crónica me ha parecido tener un aire nostálgico y bohemio…y me gusta.