viernes, 15 de julio de 2011

Cosas mías. Martin y el Manhattanhenge


Lo admito colegas de blog, llevo unos días desconectado. Pasé unos días de sol lechoso en otrora Puerto Cabras. Vuelvo siempre que puedo –allí dejé buenos amigos-, pero esta tarde me he puesto al día y he podido comprobar que nuestro poeta está en plena forma y con la sensibilidad y la emoción a flor de piel (y así nos deja la nuestra), y que el Magister, el decano, el hijo pródigo está de vuelta y rebosa inspiración. Ay, esas musas (o es en singular ¿?).

Les tengo que contar mis impresiones tras la lectura de Juego de Tronos, primer volumen (denso pero entretenido… y genial) de la saga de G.R.R. Martin, “Canción de Hielo y Fuego”. Cayó en mis manos gracias a la insistencia en sus bondades por parte de los amigos Claudio y Ángel, y como no, por la espectacular y casi perfecta adaptación que la HBO estrenó hace unos meses. La novela es adictiva, viva, ágil y cargada de personajes en los que Martin pone en sus bocas frases del tipo:

“-Es una idea inquietante. No estamos en las Ciudades Libres, donde esas cosas pasan todos los días. Allí cada hombre puede ser un asesino, pero incluso así desprecian al envenenador”

-“El pueblo llano, cuando reza, pide lluvia, hijos sanos y un verano que no acabe jamás. A ellos no les importa que los grandes señores jueguen a su juego de tronos, mientras los dejen en paz. Pero nunca les dejan en paz”

Este es el calibre literario del Señor Martin. En unos días me pondré con el segundo volumen, “Choque de Reyes”

Esta mañana, mientras leía el periódico en un bar cercano al trabajo, vi una de esas fotos que suelen cerrar la edición. En El Pais suele ser la del entrevistado acompañada de la cuenta del bar en el que han papeado mientras hablaban. Esta mañana el Canarias 7 se la dedicaba a un momento mágico que ocurre dos veces al año -el 28 de mayo y el 12 de julio- en la bulliciosa Manhattan, y es que el sol se pone en la calle 34, en la que se encuentra el famoso edificio Empire State. Durante este fenómeno, el sol parece encajar en las calles de Manhattan e ilumina las caras norte y sur de los edificios. Es fascinante y ningún efecto especial de las películas de Hollywood puede igualar el espectáculo. Se conoce como el Manhattanhengen. Un espectacular atardecer.



Estoy de vuelta y tenemos que vernos.

Salud.

7 comentarios:

karnak dijo...

Ya nos contaras que te parece el segundo tomo de Cancion de Hielo y Fuego.

Juan G. Marrero dijo...

Si yo estos días he pasado por el fuego, luego por el hielo...Claro, para poder sobrevivir me he dedicado a escribir...
A ver si recuperamos a los exhedonistas...

hellawaits dijo...

Ya verás que las novelas te irán enganchando mas y mas, yo en breve solicitaré al compañero Karnak que me las "re-empreste" para leerlas otra vez... ^_^

Modesto González dijo...

Me ha llamado exhedonista por no escribir, señores, grave insulto del señor de Lanzarote hacia aquellos que pasamos una pequeña crisis literaria ejejejejej.
Bueno, a veces escucho o veo cosas que me resultan difíciles de creer: Raúl leyendo ese género ignorado por él mismo, y encima me supera y me deja en ridículo, pues en su día no fui capaz de leer dicho libro venerado por los señores Angel y Claudio. Esto es inaceptable, estoy indignado de ser el único que no pudo leer al señor Martin.
Me alegro Raúl, de que hayas tenido esa intención de empezar a leer a señores con espadas, reinos traidores, hielo y fuego.

hellawaits dijo...

aun estas a tiempo mode....ven al lado oscuro... ^_^

Raúl M.V. dijo...

Cierto, Mode. Virgen, ignorante pero confiado me senté con el mamotreto de G.R.R.M en las manos y me dispuse a viajar entre sus páginas a un mundo de espadas, reyes, bastardos,armaduras,caballeros, ritos, dragones,canciones,veranos, inviernos,un enorme muro...y un enano. Y ese viaje continúa y no quiero que termine. Gracias a mis dos cicerones.

Satori dijo...

Guapísimo el video. ¡Acojonante!.