miércoles, 20 de julio de 2011

Maravilloso Reencuentro



Nos conocimos hace más de veinte años, yo era estudiante y el profesor pero rápidamente empatizamos porque teníamos algunas cosas en común que nos fascinaban como todo lo relacionado con temas paranormales y crecimiento interior. En esa época yo estudiaba administración y él daba clases de temas sanitarios por lo que no coincidíamos en las clases pero se creó una bonita amistad. Fue la primera persona que me regaló un libro que aún conservo "Tus zonas erróneas" de W. Dyer. Pasó algo de tiempo y al terminar los estudios me di cuenta de que yo no estaba hecha para trabajar en una oficina, me asfixiaba por lo que decidí aprovechar la oportunidad de hacer FP1 y sacar auxiliar de enfermería ya que podía convalidar algunas asignaturas y sacarlos los dos cursos en uno. Esta vez no me equivoqué ayudar a los demás es mi profesión, trabajar con mayores, cuánto amor he recibido de ellos....Fue en esta época cuando mi amigo se convirtió en mi profesor( algo duro por cierto) todavía recuerdo cuando nos hizo aprendernos de memoria para un examen el ciclo menstrual femenino. Pasaba el tiempo y nuestra amistad seguía creciendo pero llegó el día en que tuvo que marchar a otro lugar. Por cosas que ocurren perdimos el contacto durante muchísimos años pero el año pasado 2010 un estupendo amigo que tenemos en común me mandó un mensaje con un número de teléfono; llamé y me dijo :
¿A qué no sabes con quién estoy?
Enseguida me vino a la mente mi amigo (antiguo profesor), y sí era él. Hablamos un rato y sin dudarlo me fui para la Laguna para verlos a los dos. Maravilloso reencuentro ver a mis dos amigos, por un momento se paró el tiempo y volvimos al tiempo de estudiantes. Esa misma tarde el recién llegado tenía que volver a marcharse, nos dimos los números de teléfono y fuimos al puerto de Santa Cruz, desde donde partía. Desde entonces no nos hemos vuelto a ver pero todas las semanas hablamos, nos contamos nuestras aventuras y desventuras en esta vida, amores y desamores, nos escuchamos y aconsejamos pero sin juzgarnos y en este estado de luto en el que me encuentro ha sido un autentico salvavidas cuando me estoy hundiendo en el mar de las emociones. No se puede ni imaginar el agradecimiento tan grande que siento por estar ahí, por preocuparse de cómo me siento, es un AMIGO con todas las letras. Sé que eres una de esas personas que están ahí tanto para las malas como para las buenas, te alegras y te entristeces conmigo y eso es muy difícil de encontrar. Gracias mi querido amigo.

Marisol

3 comentarios:

Juan G. Marrero dijo...

Muy agradecido tiene que estar esa persona por el escrito de esta MARAVILLOSA chica….Se habrá sonrojado…Si, si aparte de ser una buena persona (supongo yo) estará muy orgulloso de tener estas AMIGAS…Y dirá:
¡¡Muchas, muchas gracias...!!

Mensy dijo...

Tremendamente emotivo el relato………………Muy cálido

Satori dijo...

Que bonita es la amistad cuando es sincera y pura... Es lo más bello de este mundo, amar por encima de cualquier situación o condición...
Me gusta mucho esto que has escrito Marisol.