jueves, 6 de octubre de 2011

Apariencias

Relato de parte de Ojos de lluvia:

Varios amigos se habían reunido para pasar la noche del viernes en un bar, al principio todo perfecto, hablando, riendo, bebiendo no comiendo.... Pero el problema llegó cuando pasadas las horas decidieron irse cada uno a su casa. Uno de ellos, una persona de casi 80 años( el que pagó todo) no podía coger el coche porque estaba ebrio y no debía conducir por lo que acompañó a su supuesto colega de 40 años hasta su casa caminando ya que quedaba cerca del bar donde se encontraban. Cuando llegaron a la entrada de la casa se sentaron en la acera ya que el señor mayor no se encontraba bien, ¿Qué hace el supuesto amigo? lo deja solo y se sube a su casa, mira por la ventana y ve que el anciano se había caído y no reaccionaba. A los minutos siguientes apareció la policía y la ambulancia, la había llamado un vecino que por lo menos tuvo compasión de aquella persona cosa que su supuesto amigo no hizo ya que continuaba mirando por la ventana a ver que pasaba. La ambulancia se lo llevó, el supuesto colega no había sido capaz ni de acompañarlo al hospital, ni de bajar a la calle para decirles a los sanitarios que había pasado, simplemente no hizo nada. Al día siguiente ni siquiera había ido a preguntar por ese conocido al hospital que lo tiene a dos pasos de su residencia, no se movió. De milagro el señor mayor sobrevivió y cuando volvió de nuevo al bar pasados unos días preguntó quién había llamado al 012 y su compañero le dijo que él no había sido, a lo que él señor mayor le respondió: estuve a punto de morirme. Estuvieron unos días enfadados pero ya vuelven a ser como hermanos. Cuando me contaron la historia me quedé totalmente desilusionada, ellos dos son conocidos míos y el supuesto amigo yo lo tenía como una persona estupenda, y... . Le pregunté al joven por qué lo había dejado solo, por qué no había llamado él a urgencias y me dijo que porque seguramente al señor no hubiese querido que llamase a nadie y él tampoco quería meterse en problemas por lo que a mi mente vino una pregunta
¿Y tú te haces llamar, amigo?
¿Para amigos como este, para que quiero enemigos?
Hay que ver como engañan las apariencias…


5 comentarios:

Araceli dijo...

Me choca encontrarme gente así, pero creo que son tal para cual.....Si me pasara eso creo que no volvería a confiar en ésa persona.

Juan G. Marrero dijo...

¡Ay, la sombra...!
Creo que el concepto de amistad la gente lo confunde con tomar copas , ir juntos al fútbol...

Mensy dijo...

Estoy de acuerdo con Juan en que se suele confundir la amistad……..Pero en este relato tuyo no entiendo la actitud de ninguno de los dos……..Uno es un capullo y el otro un masoquista.
Y ciertamente hay que cuidarse de los que van de amigos y en realidad no lo son …..Pero el tiempo pone a cada uno en su sitio.

karnak dijo...

Esto no es amistad. Estos son personas con ciertos intereses comunes y poco más.

Satori dijo...

El ¿amigo? del señor mayor es un capullo y no es ¿amigo?. Pero mira que el que estuvo ingresado en más capullo aún, o será por falta de habitantes por lo que vuelve a ser su ¿amigo?, porque si no, no me explico como pueden volver a ser como hermanos, cuando el primer capullo de segundo grado le hace una marranada como esta.
Para mí eso no es amistad...