jueves, 7 de mayo de 2009

NO quiero ser como Pepe

En estos últimos días he recibido en la bandeja de mi correo electrónico distintas- en el fondo iguales- invitaciones a boicotear y dejar de ver la “Televisión Canaria”, argumentando que ésta, “la televisión de todos los canarios”, se comporta de forma sectaria, subjetiva y parcial con la isla en la que se eleva el Teide; y que intenta, bajo la tutela y con el beneplácito de su flamante director, Guillermo “Willy” García, reavivar las brasas de un conflicto isleño que parecía enterrado. Por favor; no necesito que me envíen esos emails. Hace tiempo que mi dedo pulgar desarrolló una vertiginosa destreza para saltarse el botón del canal en el que está memorizada, como si un purasangre sortease el mayor de los obstáculos del “Grand National”. Tomé esa decisión hace mucho tiempo; cuando las burdas situaciones y los chistes machistas y trasnochados de los actores de "Instinto cómico", me recordaron a los caducos y rancios gags humorísticos de los programas de José Luís Moreno, y a los chascarrillos con olor a calcetín sudado de Don Francisco en el sudamericano “Sábado Gigante”. También contribuyó a tomar esa decisión el infumable programa que de forma tan antipática presentan Jaime Marrero (no hay que hacer caso a los amigos cuando te dicen que eres tan gracioso que deberías dedicarte al humor) y la señorita de voz estridente y risa gallinácea que se queda en el intento de ser sexy; haciendo gala de un humor pasado de vueltas que con suma facilidad arranca carcajadas a las “vacas gordas”(no me invento este concepto, se usa en el medio para designar según qué contenidos y el público al que van dirigidos),paseando sus palmitos por un decorado que parece reciclado del fin de año de TVE de 1990.
Dejé de ver “la autonómica” por sus informativos: sesgados, arrítmicos y sombríos; por “Canarias Directo” y sus patosos reporteros; por el cine demodé que emiten viernes sí y viernes también; por sus tristes concursos y ese galán para la tercera edad que es Roberto Kampoff; por las retrasmisiones de los partidos de fútbol y los ex-futbolistas que los comentan (antes daban patadas a un balón y ahora patean al “María Moliner”); por el empeño en institucionalizar al paisano Pepe Benavente (si usted quiere ser como Pepe, hágaselo mirar)… pero sigo pagando mi dinerito para contribuir a que el canal goce de presupuestos millonarios; soslaye la cultura de forma descarada y discuta por decidir qué Carnaval es mejor o si a Gran Canaria le deberían retirar el “Gran”. Esto último me suena de viejo. Lo he leído en algún senil editorial de “El Día” hace un tiempo; y si leerlo en aquel momento me la sudaba, escucharlo en boca de los chicos de Willy García, me la resuda.
Apoyo el que no se pierda el tiempo viendo este canal, pero por razones distintas a las que explicaban los correos electrónicos. Si la televisión de todos los canarios es ésta; si, supuestamente, éste es el vehículo para que se conozcan y compartamos nuestra idiosincrasia y costumbres… yo me bajo en la próxima.








3 comentarios:

Karnak dijo...

Televisión autonómica canaria?, pero eso existe?, yo pensaba que era otra frecuencia de canal 25

Juan G. Marrero dijo...

¡¡Muy bien Raúl...!!


¡¡¡MUY BUENO CLAUDIO...!!!

LA IGNORANCIA ES LA MADRE DE TODO ESTE vacío...Hoy decía un compañero : Los de CC dicen que para seguir en el gobierno pactarían hasta con el diablo...

Mode dijo...

Nunca he oido hablar de este canal.
De todas maneras en mi aparato TDT espero y deseo haya una opción para eliminar canales. ¡Qué idea! ¡Como no lo pensé antes!